China: semillas de cambio

jueves, 23 de octubre de 2014

He empezado por Hong-Kong. Miles de manifestantes han levantado la voz, pacíficamente pero con firmeza, en favor del pluralismo y de la democracia. 

Ciudadanos, en su mayoría jóvenes, representan a millones, -¡a más de mil millones, en este caso!– de mujeres y hombres durante tantos años sometidos, obedientes, silenciosos, que quieren mostrar a las autoridades del “gran dragón” y al mundo en su conjunto su disconformidad, sus ansias de emancipación. 

El poder en China es tal y con frecuencia los abusos tan irreductibles que sólo un inmenso clamor popular no silenciable ni sustraíble a la atención pública sería capaz de proclamar a los cuatro vientos sus intolerables prácticas, su desprecio de los Derechos Humanos y las abyectas condiciones laborables… 

Los pusilánimes líderes occidentales, cegados por la codicia, aceptan todo con tal de conseguir contratos y fondos del gran país comunista/capitalista. Ni siquiera hacen referencia a los Derechos Humanos, a las crecientes protestas ciudadanas contra la corrupción, los modales dictatoriales… La justicia universal puede constituir un obstáculo para el éxito en las relaciones comerciales, ¡fuera la justicia universal! Si la mención del incumplimiento reiterado de los Derechos Humanos fundamentales puede reducir la generosidad de los mandamases chinos, ¡fuera las referencias a los Derechos Humanos…! 

Por eso es tan esperanzador el poder ciudadano. Estos jóvenes que plantan semillas de rebelión, con protestas presenciales y digitales, que hacen propuestas para el cambio, que expresan audazmente su descontento. 

Semillas de democracia, semillas de esta nueva era a la que se oponen los omnímodos mercados que, obcecados por los beneficios, no han tenido en cuenta que el 80% de la humanidad está desatendida, en un gradiente progresivo de precariedades; tampoco tuvieron en cuenta los “efectos colaterales” de favorecer la deslocalización productiva que derivó en grandes fracturas sociales y en el auge y predominio de las dictaduras; ni vieron el deterioro ambiental que producían; ni la extrema pobreza y el hambre, las emigraciones forzosas, los tratos más abominables… Inmersos en dinero, sólo se vieron a sí mismos. 

Ahora, poder ciudadano. Ahora el tiempo del silencio ha concluido. Ahora, semillas y surcos cavados con esfuerzos en el nuevo amanecer. ¡Que sean millones los chinos que siembran semillas para un nuevo comienzo en el inmenso ciberespacio!

No a la "Ley Mordaza"

miércoles, 22 de octubre de 2014

Otra ley, como la de educación acaba de aprobarse, con total irresponsabilidad, por quienes detentan la mayoría absoluta parlamentaria, sin un solo voto del resto de los representantes políticos. 

¡Sin un solo voto! En cuestiones supra-partido político, es una barbaridad pero también un gran error disminuir el derecho de expresión. 

Hace unos años escribí "Delito de silencio". Ahora podemos expresarnos digitalmente. Quieren silenciarnos. No vamos a consentirlo. Ni silenciosos ni silenciados. 

Vamos a alzar la voz, por millones, en el ciberespacio: "No a la Ley Mordaza"

17 de octubre, Día Internacional Contra el Hambre

viernes, 17 de octubre de 2014

La movilización y la protesta contra la inmensa injusticia de la pobreza debe ser firme y continuada. Hagamos del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza referencia cotidiana de acción, de movilización. 

Que sea un motivo cotidiano para levantarse pronto y guiar nuestro comportamiento: es intolerable que mueran diariamente de hambre, exclusión y desamparo miles de seres humanos, la mayoría niñas y niños de uno a cinco años, al tiempo que se invierten más de 3000 millones de dólares en armas y gastos militares. 

“Fingí que no sabía / …y ahora queda mi conciencia / insomne / noche y día”. Sabemos. Y haremos de la lucha contra la injusticia social, la exclusión y la pobreza permanente razón de vida. ¡Pobreza cero! 

Como dice Jean Ziegler, “el hambre es la más activa y horrenda arma de destrucción masiva”. Estamos muy preparados, con grandes beneficios para los productores de artificios bélicos, para la protección frente a enemigos potenciales. No lo estamos frente al hambre, la extrema pobreza y las enfermedades propias de las inhumanas condiciones en que viven. La solución es compartir, es atender las grandes prioridades que sólo un multilateralismo democrático eficiente podría establecer y procurar: alimentación, agua, salud, medio ambiente, educación y paz… 

En lugar de aumentar la ayuda al desarrollo, en lugar de favorecer a escala nacional e internacional los apoyos correspondientes, se han “recortado” -¡qué vergüenza!- las subvenciones apropiadas tanto en Europa como en España… como en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Está claro que nada hay que esperar de los grupos plutocráticos que ha impuesto el neoliberalismo globalizador.

El tiempo del silencio ha concluido. Ahora podemos expresarnos libremente. Unamos nuestras voces para reclamar justicia en favor de los más agraviados, de los que sobreviven en condiciones de extrema precariedad. 

“No dejar a nadie de lado. Pensar, decidir y actuar juntos contra la extrema pobreza”, es el lema de ATD Cuarto Mundo. Todos juntos, con las ONGs y demás instituciones nacionales e internacionales, para aliviar y remediar la situación de tantos hermanos nuestros.