"Nosotros, los pueblos..."

martes, 9 de octubre de 2018


Adopción de una declaración universal de la democracia para entrar adecuadamente en la nueva era

En San Francisco, en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial, se fundaron, con el liderazgo norteamericano del Presidente Roosevelt, las Naciones Unidas, cuya Carta comienza así: "Nosotros, los pueblos, hemos decidido evitar a las generaciones venideras el horror de la guerra". Hoy más que nunca es importante recordar que es a la humanidad en su conjunto a quien se debe tener en cuenta… Por encima de los gobiernos, el pueblo…  

Los principios y valores universales no se observan con frecuencia en la vida cotidiana de la "aldea global". Se tolera el comportamiento perverso de líderes que vulneran permanentemente las normas básicas de convivencia, sin que las Naciones Unidas puedan intervenir de inmediato; se transfieren responsabilidades de gobierno a los designios del mercado; se permiten, con toda impunidad, tráficos de capitales, de armas, de drogas, de personas, porque no existen los mecanismos reguladores y punitivos propios del único marco ético-jurídico que existe: las Naciones Unidas, integradas por "nosotros" es decir, todos los pueblos del mundo.

Todos unidos, sin fisuras. Todos juntos para defender cada día unos valores que eviten los desgarros sociales, la marginación y la exclusión. Todos juntos para dar el imprescindible vigor a las medidas que se adopten para paliar rápidamente la "vulnerabilidad física" que padecemos. También debemos, todos juntos, aplicar medidas correctoras de la "vulnerabilidad moral" de nuestros tiempos, como preconizaba ya en un artículo del mismo título publicado hace 17 años. Debemos situarnos todos del lado de la vida. Y prevenir.

Se atenta contra la vida de muchas maneras… En actos terroristas, tolerando el tráfico de personas y, sobre todo,  con actitudes insolidarias ante los cientos de emigrantes que llegan a las playas europeas (si es que logran llegar…) en busca de un “futuro mejor” y no encuentran la acogida que esperaban… Atentar contra una sola vida es un acto asesino injustificable. Hacerlo contra miles de ciudadanos indefensos es atroz y nos impulsa, consternados e indignados, a contribuir cada uno, con mayor determinación que nunca, a fortalecer la solidaridad con todos los habitantes de la Tierra.

Debemos mantenernos despiertos y vigías. En los momentos de gran tensión humana, si se piensa grande, si se piensa en todos, se acierta. Si se piensa pequeño, en unos cuantos, se yerra. La legitimidad moral implica que la libertad, la igualdad y la justicia se apliquen a escala global.

Es muy difícil combatir desde la luz a quienes se mueven en la oscuridad. Es imprescindible que se refuerce sin demora el Sistema de las Naciones Unidas, dotándolo de los recursos personales, financieros, técnicos y de defensa que le permita actuar con diligencia y con la capacidad de anticipación y de prevención que le es propia. Al final de la II Gran Guerra -guerra de las prácticas más abominables, del genocidio, del holocausto- los pueblos del mundo carecían de la posibilidad de acción, porque en su inmensa mayoría nacían, vivían y morían en unos cuantos kilómetros cuadrados, desconocían lo que acontecía más allá de su entorno, obedecían al poder absoluto indefectiblemente masculino, y permanecían silenciosos y atemorizados. Desde hace tres décadas, progresivamente y gracias en buena medida a la tecnología digital, saben lo que sucede en todo el mundo, pueden expresarse libremente y, sobre todo, son hombre y mujer. Todos iguales en dignidad. ¡Todos con la facultad distintiva de crear! Todos deben unirse  ahora para enderezar muchos rumbos actuales y hacer frente común contra los que, con su comportamiento mezquino y cortoplacista, atentan contra la paz y la convivencia.

Son precisas  unas Naciones Unidas fuertes, que cuenten con el apoyo de todos los países de la Tierra y, en primer lugar, de los más poderosos, para "evitar a las generaciones venideras el horror...". Unas  Naciones Unidas plenamente facultadas para la puesta en práctica de la Agenda 2030 “para transformar el mundo”, asegurando que el desarrollo es integral, endógeno, duradero, humano, y que los recursos de toda índole -el conocimiento muy en primer término- se distribuyen adecuadamente, al tiempo que se preserva la diversidad sin fin de la especie humana -diversidad que es su mayor riqueza- con la fuerza que le confiere su unión alrededor de unos valores básicos aceptados por todas las creencias e ideales.

Debemos recuperar a esas Naciones Unidas que permitieron al mundo remontar el vuelo desde las cenizas de la Segunda Guerra Mundial; las que aprobaron el 10 de diciembre de 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que constituye una pauta de hondo calado -cuya imperiosa necesidad se agiganta en estos momentos- para orientar la gobernación del mundo. Corresponde hoy a “Nosotros, los pueblos”, reclamar, a los 70 años de ese gran referente ético a escala planetaria, la adopción de una Declaración sobre la Democracia, único contexto en el que puede asegurarse el pleno ejercicio de los derechos humanos y cumplir las responsabilidades intergeneracionales.

Ya tenemos voz y debemos alzarla. No podemos continuar permitiendo, con nuestro silencio,  la explotación de los recursos naturales de los países menos avanzados por aquellos que debieran haberles ayudado a su desarrollo endógeno, el éxodo de los mejores talentos y un progresivo abismo entre las condiciones de vida de los prósperos y los menesterosos. Grandes masas excluidas y hambrientas -miles de seres humanos mueren cada día de inanición- proclaman la urgente necesidad de corregir los actuales modelos de desarrollo, ya que no es sólo la presente inestabilidad lo que está en juego sino las propias condiciones de vida sobre la Tierra  para nuestros descendientes.

Poco a poco, las funciones de las Naciones Unidas para la construcción de la paz (peace building), esenciales y propias de su misión, se han sustituido por funciones de mantenimiento de la paz (peace keeping) y de ayuda humanitaria, al tiempo que en el escenario global los "pueblos" se han ido  difuminando…  Grandes conglomerados públicos y privados actúan sin "códigos de conducta" que, a escala supranacional, sólo las Naciones Unidas podrían establecer.

Hoy está claro que no se puede dejar en manos de unos cuantos -y mucho menos sólo en las del "mercado"- la gobernación del mundo, sino que debe hacerse sobre la base de unos principios generalmente reconocidos. Bien entendido, la paz y la justicia no dependen sólo de los gobernantes. Dependen sobre todo de cada uno de nosotros, que debemos saber construirla en nosotros mismos, en nuestras casas, evitando la violencia en y con nuestro entorno.

Hay que destacar la dramática diferencia entre los medios dedicados a potenciales enfrentamientos y los disponibles para hacer frente a recurrentes catástrofes naturales (incendios, inundaciones, terremotos, tsunamis,...),  para comprobar, con consternación, que el concepto de "seguridad" que siguen promoviendo los grandes productores de armamento es no sólo anacrónico sino altamente perjudicial para la humanidad en su conjunto, y que se precisa, sin demora, la adopción de un nuevo concepto de "seguridad", bajo la vigilancia atenta e implicación directa de las Naciones Unidas.  Se impone ahora con urgencia una nueva estrategia en la que nadie que atente contra el derecho fundamental a la vida quede impune. Y para reducir a la mínima expresión a los fanáticos extremistas y deshumanizados es necesario que se tenga presente lo que significa la seguridad en estos albores de siglo y de milenio…

Los grandes poderes actuales siguen pensando que la fuerza militar es la única expresión y referencia de "seguridad". Gravísimo error, costosísimo error que se ocupa exclusivamente de los aspectos bélicos y deja totalmente desasistidos otros múltiples aspectos de la seguridad "humana", que es, en cualquier caso, lo que realmente interesa. 

Cuando observamos los arsenales colmados de cohetes, bombas, aviones y barcos de guerra, submarinos... y volvemos la vista hacia los miles de seres humanos que mueren de hambre cada día, y hacia los que viven en condiciones de extrema pobreza sin acceso a los servicios de salud adecuados... es insoslayable constatar y alertar sobre el deterioro progresivo de las condiciones de habitabilidad de la Tierra, conscientes de que debemos actuar sin dilación porque se está llegando a puntos de no retorno en cuestiones esenciales del legado a nuestros descendientes. 

La seguridad alimentaria, acceso al agua potable, servicios de salud, rápida, coordinada y eficaz acción frente a las situaciones de emergencia... es -ésta y no otra- la seguridad que "Nosotros, los pueblos..." anhelamos y merecemos.

Insisto y subrayo que la solución es la democracia a escala local y mundial: la voz de los pueblos, de todos los pueblos. Con ellos alcanzaríamos la "solidaridad intelectual y moral de la humanidad" que proclama la constitución de la UNESCO, uno de los documentos más luminosos del siglo XX, que comienza así: "Puesto que las guerras nacen en las mentes de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz". Construir la paz a través de la educación de todos durante toda la vida.

Desde siempre vivimos en el contexto de la ley del más fuerte. "Si quieres la paz, prepara la guerra", proclama un adagio especialmente perverso. Tendremos ahora que pasar de una cultura de enfrentamiento a una cultura de conversación, de una cultura de imposición a una de relaciones "fraternales", como reza el artículo primero de la Declaración Universal de Derechos Humanos.  

Me gusta repetir que el pasado ya está escrito. Sólo podemos describirlo, y debemos hacerlo fidedignamente. Recordar para no repetir los errores sino aprender de ellos. Sólo podemos escribir el por-venir que está por-hacer.  El futuro podemos y debemos escribirlo todos juntos, inspirados en los grandes valores universales, en favor de la dignidad de toda la especie humana y, recordando siempre que somos “Nos-otros” y que somos en la medida  que hay otros y  no al margen de los otros…

Nos-otros. Distintos, pero unidos por unos principios universales que guían nuestro destino inexorablemente común.  Como en el barco leonardino que, cuando se abate la tormenta y se encrespan las aguas, súbitamente no hay a bordo mujeres y hombres, pobres y ricos, negros y blancos, jóvenes y adultos... sino únicamente pasajeros que deben colaborar afanosamente para mantener el buque a flote…  Encuentro y debate, para presentar nuestras propuestas y conocer las de los otros.  Para inventar conjuntamente un porvenir con faz humana… 

¿Qué mejor celebración del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que adoptar en las Naciones Unidas una Declaración sobre la Democracia? Ya disponemos de un borrador bastante elaborado sobre las dimensiones ética, social, política, económica, cultural e  internacional de la democracia (https://declaraciondemocracia.wordpress.com/ ). Faltan el conocimiento y la voluntad política. “Nosotros, los pueblos”, nunca más espectadores impasibles sino actores implicados, nos comprometemos a reclamar su adopción. Sólo una democracia genuina a todos los niveles podría reconducir y esclarecer  las sombrías tendencias actuales.


Manos y voces unidas para la evolución pendiente y apremiante

jueves, 20 de septiembre de 2018


La voz, inaplazable.  Si no, delito de silencio cómplice.

Transcribo un poema del 10 de mayo de 1995 publicado en “Terral”:

“La voz herida
hoy
que se creía
invulnerable.

Al amparo
del pasado
refugiada,
oculta,
la voz estuvo
silenciosa,
silenciada.

La voz
a veces
no fue voz
por miedo.

La voz que pudo ser
remedio
y no fue nada.

Cuando al fin
se decidió,
fue voz baldía,
voz alcanzada
en pleno albor
de la palabra,
al iniciar el vuelo.

Si hubiera sido
inesperada,
intrépida,
hubiera influido
en el cambio
de sentido,
hubiera iluminado
inéditos
senderos,
inexplotadas y apacibles
sendas de futuro.

Por haber sido contenida,
llegó sin embargo,
solamente,
desoída,
a las oscuras y azarosas
orillas
del presente”.
París, 10.5.1995


Ha llegado el momento de la palabra.  Manos y voces unidas para la evolución pendiente y apremiante.

Ha llegado el momento de la voz firme e intrépida.  En otro caso, seguirá siendo desoída…

Día 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia

martes, 18 de septiembre de 2018


Con motivo del Día Internacional de la Democracia, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha hecho público el siguiente mensaje:

“La democracia se ve sometida a más presión ahora que en ningún otro momento desde hace décadas. Por ello, este Día debería hacernos buscar formas de vigorizar la democracia y respuestas a los desafíos sistemáticos que enfrenta.
Ello supone corregir la desigualdad, tanto económica como política. Supone hacer más inclusivas nuestras democracias, mediante la integración de los jóvenes y los marginados en el sistema político. Y supone hacer que las democracias sean más innovadoras y receptivas a los nuevos desafíos. 
Esforzarnos por un futuro que no deje a nadie atrás nos exige considerar interrogantes esenciales y urgentes. Por ejemplo, ¿cómo repercutirán la migración o el cambio climático en la democracia en la próxima generación? ¿Cuál es la mejor forma de aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías evitando al mismo tiempo sus peligros? ¿Cómo hemos de construir una mejor gobernanza para que la democracia ofrezca mejores condiciones de vida y colme las aspiraciones de las personas?
En este Día Internacional de la Democracia, comprometámonos a aunar nuestras fuerzas por el futuro de la democracia”.
Estas son las palabras que deberían reproducir ampliamente los medios de comunicación y las redes sociales porque, por primera vez en la historia, la humanidad hace frente a desafíos globales que requieren acciones inaplazables.  “Mañana puede ser tarde”, debido a que se trata de procesos potencialmente irreversibles.
La respuesta es democracia genuina, basada en la convicción de la igual dignidad de todos los seres humanos.  Democracia ética, social, política, económica, cultural e internacional, tal como figura en el texto borrador de la Declaración de Democracia[1] que se redactó hace unos años con Karel Vasak, Juan Antonio Carrillo Salcedo…y ha sido suscrito, después, entre otras personalidades bien acreditadas, por Mario Soares, Adolfo Pérez Esquivel, Javier Pérez de Cuéllar, Boutros Boutros Ghali,… habiendo incorporado matices y sugerencias de  notorios expertos en este tema. 
Ha llegado el momento de la democracia participativa, de la educación para todos a lo largo de toda la vida, para que actuemos en virtud de nuestras reflexiones y nunca más al dictado de nadie.  Para que seamos “libres y responsables”, como lúcidamente establece la constitución de la UNESCO para los “educados”.
Ha llegado el momento de la democracia, de “Nosotros, los pueblos”, como se inicia la Carta de las Naciones Unidas.  Son “los pueblos” los que deben tener en sus manos las riendas de la gobernanza y no los grupos plutocráticos (G7, G8, G20) que han conducido a la deriva conceptual y práctica que actualmente sufre la humanidad.
Hay que reconocer, sin embargo, que en 1945 “los pueblos” no tenían voz.  Más del 90% de la población mundial nacía, vivía y moría en unos cuantos kilómetros cuadrados… .  Eran personas obedientes, silenciosas, temerosas.  Hoy sigue siendo alto este porcentaje, pero son muchos los que ya pueden, gracias en buena medida a la tecnología digital, saber lo que acontece más allá de su entorno inmediato, y pueden expresarse libremente.   Pero, sobre todo, ahora “los pueblos” son ya hombre y mujer.
Sí: “los pueblos” están siendo acosados por el “gran dominio” (militar, financiero, mediático, energético) para ser espectadores impasibles y obcecados en lugar de actores diligentes y comprometidos.  Miles de personas mueren al día, la mayoría niñas y niños de 1 a 5 años de edad, al tiempo que se invierten en armas y gastos militares más de 4,000 millones de dólares… al tiempo que se deteriora la habitabilidad de la Tierra, incumpliéndose, sin posibilidades de retorno, nuestras responsabilidades intergeneracionales… al tiempo que resurgen brotes supremacistas y xenófobos, peligrosísimos precursores de las confrontaciones más sangrientas… al tiempo que la insolidaridad se acentúa y la brecha social se agudiza…
Por todo ello, es tan importante que resuene bien alto y en todas las conciencias la necesidad apremiante de una democracia participativa que permita poner en práctica lo que establece con gran clarividencia el Preámbulo de la Constitución de la UNESCO:”La humanidad será guiada por los “principios democráticos”…
Que el día 15 de septiembre, “Día de la Democracia”, se extienda a todos los días y se inicie el cambio de rumbo que los jóvenes y las generaciones futuras merecen.  He repetido el gran impacto que tuvo en mi vida la frase terrible de Albert Camús: “Les desprecio porque podían y no se atrevieron”. 
¡Debemos atrevernos!


“Mano que se cierra opaca”, en verso de José Ángel Valente

miércoles, 12 de septiembre de 2018


Recuerdo la estremecedora frase que leí en una iglesia cerca de Montpellier: “Les linceuls n’ont pas de poches”, “las mortajas no tienen bolsillos”.

A todos los que siguen insolidarios, sin compartir, sin comprometerse con los otros, traslado  a continuación el poema que escribí en abril de 1995 (publicado en “Terral”):

“La mano creadora
alzada
y no tendida.
La mano que soñé abierta
es mano cerrada
mano empuñada
mano armada
mano cautiva.
Sólo la mano abierta
construye, comparte, crea.
¡La sóla mano creadora!
la mano del cincel,
la mano del pincel,
la mano de la pluma…
La sola mano
capaz de crear,
de acariciar,
es hoy mano cerrada
y no mano tendida”.
París, 23.04.1995.


Unamos manos y voces… . Seamos generosos, cada uno en la medida que pueda, porque sólo así conseguiremos la convivencia pacífica que dá sentido a la vida humana.

Cambio de era

lunes, 10 de septiembre de 2018

En el libro “La nueva página”, publicado en 1994, iniciaba como sigue el capítulo titulado “Cultura bélica y cultura de paz”: “Se está escribiendo una nueva página en la historia de la humanidad y, en particular, de la relación de nuestra especie con el planeta Tierra. Estamos adquiriendo una apreciación diferente del ritmo temporal de la historia, en una rápida secuencia de acontecimientos políticos, sociales, culturales y medioambientales que han cambiado la percepción que teníamos de nosotros mismos como individuos y como miembros de la comunidad, lo que supone un reto a nuestra capacidad de manejar tendencias de ámbito mundial”. 

En aquel momento, todavía la inmensa mayoría de los seres humanos nacía, vivía y moría en unos kilómetros cuadrados, de tal modo que desconocía lo que acontecía más allá de su entorno inmediato. Sometidos, desde el origen de los tiempos, al poder absoluto masculino, eran temerosos, obedientes, silenciosos… hasta el punto de que en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se menciona que su pleno ejercicio “liberará a la humanidad del miedo”. También la mujer no aparecía más que de forma fugaz y mimética en los escenarios del poder. Gracias en buena medida a la tecnología digital, en las últimas tres décadas la humanidad ha sido capaz de saber lo que sucede a escala mundial y de expresarse libremente, adquiriendo, ahora sí, todo su significado la frase con que se inicia la Carta de las Naciones Unidas, creadas en 1945: “Nosotros, los pueblos…”, porque se ha logrado conciencia generalizada de la igual dignidad de todos los seres humanos que, como establece la Constitución de la UNESCO (1945) constituye el pilar fundamental sobre el que se asientan todos los derechos humanos. Igual dignidad, sea hombre o mujer, de una creencia u otra, de una cultura u otra, de una etnia u otra… Todos iguales sin discriminación ni exclusión alguna. 

Por fin, en muy pocos años, la mujer en el estrado; por fin, “Nosotros, los pueblos” dotados de voz y de capacidad para retener en sus manos las riendas del destino común; por fin, la gente, cuando es más apremiante reconducir tantas tendencias erróneas y hacerlo con apremio porque, en el antropoceno, hacemos frente a procesos potencialmente irreversibles. No caben demoras, porque el legado a las generaciones venideras no puede ser el de la habitabilidad de la Tierra deteriorada, el de la insolidaridad, el de la indiferencia. 

Es tiempo de acción. No podemos seguir siendo espectadores distraídos, impasibles, obcecados por cuestiones totalmente intrascendentes, ni podemos consentir que el inmenso poder mediático sustituya la razón por la emoción. 

He aquí algunos de los más relevantes desafíos de la nueva era

 • Los medios de comunicación son particularmente influyentes y es imperativo poner coto al exceso de noticias falsas que transmiten periódicos, medios audiovisuales e informáticos convertidos tristemente en “la voz de su amo”. Quien paga manda. Estamos aturdidos por tantas noticias sobre casi todo, que olvidamos las informaciones que deberíamos atender con diligencia. Los “mercados” nos inundan de noticias sin verificar, tendenciosas y/o irrelevantes. 
Debemos reaccionar con firmeza, siendo conscientes de que la razón de la fuerza sólo podrá sustituirse por la fuerza de la razón cuando tengamos bien presentes las facultades distintivas de la especie humana: pensar, imaginar, anticiparse, innovar… ¡crear! Cada ser humano capaz de crear, de dirigir con sentido su propia vida, nuestra esperanza. 

 • El gran científico Ilya Prigogine, en el prólogo al libro mencionado al inicio, escribía que “Desde hace muchísimos siglos nuestro mundo ha estado dividido en Estados independientes que han procurado sus propios intereses por todos los medios, incluyendo la guerra. Sin embargo, el filósofo Enmanuel Kant y el Presidente estadounidense Woodrow Wilson ya concibieron en el pasado la idea de que esta situación podría modificarse mediante la creación de organizaciones internacionales. Estas contribuirían a reemplazar la guerra por negociaciones basadas en la comprensión mutua”. 
El multilateralismo democrático, unas Naciones Unidas dotadas de los medios personales, financieros, técnicos y de defensa oportunos, es imprescindible para poder esclarecer los presentes horizontes tan sombríos y facilitar la transición de la fuerza a la palabra, de la era del poder absoluto al poder genuinamente democrático. 
La necesidad de contar con una Organización de gran prestigio y respeto a escala mundial se evidencia actualmente por lo que está sucediendo en Irán, Nicaragua, Siria, Libia,… y en la deriva neoliberal en grandes países de América del Sur… No puede dejarse la gobernanza en manos de unos grupos oligárquicos y plutocráticos como el G6, G7, G8, G20, que no sólo han sido totalmente ineficientes sino que han conducido a la humanidad a una situación en la que la propia calidad de vida en el planeta está amenazada, y resurgen peligrosísimos brotes de fanatismo xenófobo, de supremacismo, de racismo… que demuestran que no se han aprendido bien las lecciones de las circunstancias que condujeron a las dos grandes guerras del siglo XX. 

• Es imperativo conseguir la puesta en marcha de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que constituye en realidad una nueva visión del mundo. Las directrices que contiene para una nueva era consisten en “Transformar nuestro mundo”, como se titula la importantísima Resolución de la Asamblea General del 21 de octubre de 2015. El primer párrafo establece que “Reconocemos que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es el mayor desafío con que se encuentra el mundo y constituye un requisito indispensable”… 

• Es esencial que la juventud se aperciba de la maravilla que representa la inverosímil vida humana. Todos distintos, pero iguales. No podemos ser aislacionistas cuando se necesita más que nunca actuar conjuntamente. “Ningún desafío se sitúa más allá de la capacidad creativa que caracteriza a la especie humana”, dijo el Presidente J. F. Kennedy en junio de 1963. Ha llegado el momento, antes de que sea demasiado tarde, de inventar el futuro

En efecto, el por-venir está por-hacer, y –enfrentados a procesos sin retorno- es necesario construir el nuevo mundo sin demora. Hay que cambiar de civilización y estilos de vida, pero manteniendo siempre los principios éticos que, según la Constitución de la UNESCO, deben “guiar a la humanidad”. Los “pueblos” ya tienen voz para ser protagonistas de una democracia genuina (justicia, libertad, igualdad y solidaridad) que aleje para siempre de los escenarios del poder la imposición, el absolutismo y la “cleptocracia”, en afortunada expresión de Moisés Naim. 

• Una de las acciones más urgentes en el antropoceno y urbanoceno es, hay que insistir en ello, promover un nuevo concepto de seguridad, de tal modo que no se tenga sólo en cuenta la seguridad territorial sino la humana, procurando resolver los conflictos a través de la mediación y la negociación. Seguridad alimentaria, sanitaria, medioambiental, educativa… de manera que se asegure la calidad de vida de los seres humanos que habitan en estos espacios y tras estas fronteras tan bien protegidas. 
La insolidaridad manifiesta que, en contra de lo que cabía esperar, se está desarrollando profusamente en Europa debe superarse rápidamente y atender a los emigrantes y refugiados, que no llegan a nuestras costas por capricho sino para sobrevivir, puesto que se han reducido al máximo las ayudas al desarrollo y la gente no puede vivir en condiciones mínimamente adecuadas en sus lugares de origen. Cuando la amenaza es morir de hambre, los más acaudalados deben comprender que su mano debe abrirse, también por propio interés, en lugar de “cerrarse opaca”, como refiere en uno de sus poemas José Ángel Valente. 
El propio Papa Francisco, hace unos meses, manifestaba al término del viacrucis, pensando con profunda tristeza en los emigrantes y refugiados, "vergogna di aver perso la vergogna”. Es necesaria, en consecuencia, una movilización general para que sea factible el cambio de era a tiempo, adoptando medidas que requieren saber y resolución. “Sapere aude”… pero saber atreverse a continuación, para implicarse, para comprometerse, para llevar a la práctica las soluciones más urgentes en relación al cambio climático, al armamento nuclear y a la extrema pobreza. 
Esta movilización para una evolución acelerada debe ser liderada por las comunidades académica, científica y artística, conscientes de que la alternativa a una evolución adecuada es la revolución, que debe evitarse porque comporta violencia. 

• Disponemos de grandes directrices –Declaración Universal de los Derechos Humanos, Declaración y Plan de Acción sobre una Cultura de Paz, Agenda 2030…– y también de referentes, algunos todavía en activo pero todos presentes, como Edgar Morin (complejidad), Stephane Hessel y José Luis Sampedro (implicación), Paulo Freire (ciudadanía mundial y educación que no debe confundirse con capacitación, ni conocimiento con información… ¡ni información con noticia!). 
Educación para el cambio social, para una ciudadanía crítica, responsable y emprendedora, capaz de compartir y convivir, y de participar activamente en el contexto de la nueva era. 

• En el artículo titulado “El complejo militar-industrial golpea de nuevo” (Othernews, 29.06.2018), se advierte con detalle lo que está costando la producción del bombardero indetectable B-2SPIRIT: ¡2100 millones de dólares! Es por esta razón que lo primero que debe lograrse para el cambio de era sin que la humanidad retroceda en autoestima, libertad y capacidad acción, es la reducción de los colosales costes militares y de armamento, para que, sin menoscabo de una efectiva defensa, sea posible atender financieramente las necesidades propias de una vida digna en un planeta plenamente habitable. 

En conclusión, la nueva era no aguardará a que la humanidad esté preparada para hacer frente a las amenazas globales. Corresponde a la humanidad anticiparse y actuar en consecuencia. Ciudadanos del mundo capaces de grandes clamores a escala mundial con un multilateralismo democrático que permita una economía basada en el conocimiento y un desarrollo humano global y sostenible, mediante el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Que nadie diga que es imposible. La gran responsabilidad hoy en día de todos los seres humanos es demostrar a las generaciones venideras que supieron estar a la altura de sus asombrosas facultades intelectuales. 

Guatemala: 5 ex-cancilleres y un ex embajador en Washington, argumentan con gran altura democrática contra la decisión del Presidente Morales en relación al futuro de la CICIG

miércoles, 5 de septiembre de 2018

¡Magnífica y oportuna reacción de prestigiosos diplomáticos guatemaltecos, para evitar la puesta en práctica del insólito anuncio, en el fondo y en la forma, del insólito presidente¡!!. Todos los que seguimos considerando que el multilateralismo democrático que representa las Naciones Unidas, es la única y apremiante solución frente a la deriva neoliberal en la gobernanza global, y que la CICIG, (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) es un ejemplo de extraordinaria eficacia para combatir la cleptocracia y la impunidad, aplaudimos sin reservas su inmediato y firme posicionamiento, hecho público el 2 de septiembre, titulado: 

DESAFORTUNADA Y PREOCUPANTE DECISIÓN SOBRE EL FUTURO DE CICIG

El viernes 31 de Agosto fuimos sorprendidos por una declaración del Presidente Jimmy Morales anunciando con un año de anticipación su desafortunada decisión de no prorrogar el mandato de la CICIG que vence en septiembre de 2019. Creemos necesario compartir algunas consideraciones en torno a lo ocurrido por su trascendencia nacional y regional -al pretender alejarse de la lucha contra la corrupción y la impunidad-, y porque afecta directamente nuestra imagen externa y contamina nuestra política exterior y nuestras relaciones internacionales.

¿Qué lectura se puede tener de lo sucedido ayer, qué mensaje estamos enviando a nuestra propia población, y qué estamos reflejando hacia el exterior?

Más allá de la argumentación formal que contiene la nota enviada a tal efecto al Secretario General de la ONU, António Guterrez, han llamado la atención no sólo los argumentos utilizados en las palabras del Presidente Morales durante el anuncio, sino sobre todo el hecho de que se presentara en el salón de las banderas del Palacio Nacional -junto al Vicepresidente Cabrera, la Canciller Jovel y el Ministro de Gobernación Degenhart-, al frente de una gran cantidad de militares y policías uniformados.

Asimismo, sorprendió que el anuncio fuera precedido de un patrullaje calificado como “de rutina” (lo que nadie cree), de vehículos de tipo militar donados a la policía por el gobierno norteamericano, algunos artillados con ametralladoras de alto calibre, que circularon por el carril auxiliar de La Reforma, frente a la Embajada de los Estados Unidos de América, y que se fueron a estacionar un rato frente a la sede de la CICIG.

Estas señales elocuentes de respaldo castrense y policial, se mezclan con una argumentación trasnochada de defensa de la soberanía nacional que, al par que re-edita la confrontación interna surgida desde hace un año en contra del supuesto “intervencionismo internacional” materializado en la CICIG, alimenta nuevamente la conflictividad interna en lugar de contribuir a disminuirla, y además opta por apartarse abiertamente de la cooperación internacional en la lucha contra la corrupción y la impunidad -que es un enorme problema mundial, exhibiendo nacional e internacionalmente un claro retroceso en estos esfuerzos, justamente cuando él mismo está siendo investigado por presunto financiamiento electoral ilícito, cuando él era Secretario General de su Partido FCN/Nación.

Se proyectó con bastante contundencia que el respaldo con el que este gobierno y este Presidente cuentan, en particular en este tema de CICIG, ya no proviene de un equipo civil de su Gabinete multi-sectorial, ni tampoco de liderazgos ciudadanos diversos sino abiertamente de estructuras y mandos militares y de las fuerzas de seguridad del Estado. Parece que en adelante se gobernará fundamentalmente con el respaldo castrense y no con la búsqueda de acuerdos democráticos.

Además, pareciera que se quieren asegurar que cuando dejen el puesto en el 2020, ya no existirá una CICIG que los investigue. Esto, además, parece corroborarse con el desmantelamiento en los últimos meses de las estructuras profesionales de investigación de la policía, que tomaron más de 20 años formar a partir de los Acuerdos de Paz.

Adicionalmente, este gobierno está ignorando completamente la posibilidad de que el nuevo gobierno que resulte electo dentro de un año, pueda tener alguna palabra en la decisión de si quiere que continúe el apoyo de la CICIG al MP durante la próxima Administración. Se la está liquidando de antemano, antes de que asuma.

Se ha querido insistir tercamente en que este tejido de colaboraciones internacionales, –por demás indispensables en el mundo de hoy para enfrentar gran parte de los desafíos locales y globales para consolidar el libre juego democrático-, representa una conspiración externa para condicionar nuestro desarrollo, y un plan con aliados internos para des-estabilizar el gobierno y eventualmente liquidarlo.

Pero sobre todo parecen olvidarse o ignorarse las circunstancias, condiciones y motivaciones de grave contaminación de los tres poderes del Estado que llevaron al gobierno guatemalteco a solicitar el apoyo de la Secretaría General de la ONU para concurrir con la implementación esta CICIG, infecciones que aún no han terminado de erradicarse. Y que no se podrán resolver con un escaso año final de transferencia de capacidades como se ha querido argumentar.

Por todo lo anterior, consideramos muy desafortunado el anuncio anticipado de la no renovación del mandato de CICIG por todo lo que conlleva. Afortunadamente muchas voces se han alzado ya en contrario, que adversan lo anunciado, que apoyan la labor continuada de la CICIG en apoyo del Ministerio Público, y que elocuentemente se están expresando a nivel internacional también para que se sepa que la población guatemalteca no acompaña esta posición del Presidente Morales ni de lo que proyecta la masa de uniformados que estaban detrás de él durante el anuncio.

Guatemala, 2 de septiembre 2018

Eduardo Stein Barillas                                     Fernando Carrera Castro
Ex Vicepresidente y ex Canciller                       ex Canciller

Edgar Gutierrez Girón                                     Alfonso Cabrera Hidalgo
ex Canciller                                                    ex Canciller

Ariel Rivera Irias                                             Francisco Villagrán de León
ex Canciller                                                    ex Embajador en Washington


Los corruptos no pueden permanecer impunes. Las mafias de toda índole no pueden seguir actuando y creando un gran desconcierto popular y de desconfianza con sus gobernantes. Es el momento de afianzar todos los procedimientos y resortes judiciales para que logremos en pocos años, a través de la conciencia y el apoyo popular, una clara mejoría en la calidad de vida, con el pleno ejercicio de los Derechos Humanos. 

Quiero añadir, por la profunda admiración que profeso a su trayectoria, unas palabras de reconocimiento y adhesión al Comisionado de la CICIG, Doctor Iván Velásquez, por la incansable y ejemplar forma en que ha cumplido su misión. Su labor es más importante que nunca, ya que nunca habrá paz social sin justicia.

Federico Mayor
Presidente de la Fundación Cultura de Paz
Ex Director General de la Unesco

Construir puentes!, no muros!

viernes, 31 de agosto de 2018


Uno de los peores presagios que hoy nos acucia es el retorno del racismo, de la xenofobia. He escrito en varias ocasiones -pensando en los años 1936 a 1939, en particular- que el supremacismo genera odio y confrontación. Y mata. Por eso he reclamado tolerancia cero y ser actores -no espectadores impasibles distraídos por el inmenso poder mediático- porque "mañana puede ser tarde".

Hoy he vuelto a leer un lúcido artículo -como es habitual en ella- que Rosa Montero publico en "El País Semanal" del 8 de julio pasado, titulado "Fronteras", que reproduzco a continuación abreviado, por su aleccionador y apremiante contenido:

"Durante gran parte de mi vida he habitado en un mundo en el que... el planeta estaba dividido por el telón de acero, y uno de los argumentos esenciales que esgrimían en nuestro lado capitalista para evidenciar la maldad aberrante del sistema contrario era la denuncia de la falta de libertad de sus ciudadanos para moverse. No podían salir de sus países, no podían cruzar según qué fronteras, les era muy difícil obtener un pasaporte . Y debo decir que era una crítica muy atinada: un sistema que convierte a sus ciudadanos en reclusos de su propio país es un sistema profundamente enfermo. En contraposición a eso, a nosotros en Occidente se nos llenaba por entonces la boca de encendidas loas a la movilidad individual. Todo ser humano poseía el derecho inalienable a trasladarse allá donde deseara, consagraba la propaganda de nuestro sector. Yo me la creí.

Veintinueve años después de la caída del muro de Berlín vivimos en una sociedad en la que ese mismo sistema occidental prohíbe a decenas de millones de personas que crucen fronteras y que ejerzan su supuestamente inalienable derecho a moverse libremente. Según ACNUR ahora mismo hay 68,5 millones de desplazados forzosos, una cifra récord en la historia. Se diría que estamos copiando a la antigua URSS, sólo que, en vez de restringir la movilidad a nuestros ciudadanos, estamos haciendo del resto del mundo una prisión... A medida que la tragedia aumenta y el moridero engorda (más de 3.000 ahogados en el Mediterráneo en 2017 intentando llegar a Europa), va creciendo también un populismo xenófobo de una ferocidad aterradora. Trump..., Hungría aprobando una ley que criminaliza a quien ayude a los inmigrantes, e Italia, con el ministro Salvini a la cabeza, en plena deriva neofascista. Los energúmenos se han quitado los disfraces; incluso se jactan de su brutalidad. Me siento como en la cobarde Europa de los años treinta, observando la subida de Hitler con cierta inquietud pero sin querer preocuparme de verdad, para así no tener que implicarme en combatirlo.

No digo que el problema no sea difícil de solucionar: es colosal, quizá el mayor reto que afronta el mundo hoy. Pero parecería que ni siquiera estamos intentando buscar una salida. Yo sólo veo que nos atrincheramos, que cerramos fronteras, que condenamos a millones de personas a la muerte o al infierno. La magnitud del drama nos paraliza; preferimos no pensar en ello, convertir a las víctimas en frías cifras. Los xenófobos incluso las culpabilizan: para qué vienen. Hay un poema estremecedor que lleva un par de años incendiando las redes. Es de Warsan Shire, una joven británico -somalí: "Nadie abandona su hogar, a menos que su hogar sea la boca de un tiburón... Nadie deja su casa a menos que su casa le persiguiera hasta la costa". Es un poema largo. Merece la pena buscarlo en Internet y leerlo. Merece la pena hacer el esfuerzo de no olvidarlo. Merece la pena asumir que las fronteras son hoy el problema mundial más acuciante, y que están en la tierra pero también dentro de nosotros, lindando con la indignidad de nuestra indiferencia".

Construir puentes. Hasta hace poco, la inmensa mayoría de los seres humanos nacía, vivía y moría en unos pocos kilómetros cuadrados. No sabían lo que acontecía más allá de su entorno inmediato y eran, en consecuencia, temerosos, sumisos, silenciosos... La mujer no se asomaba más que fugaz y miméticamente a las escenas del poder, ejercido siempre de forma absoluta por varones.

En las últimas tres décadas, gracias en buena medida a la tecnología digital, podemos expresarnos libremente y saber lo que acontece en todas partes. Ahora "nosotros, los pueblos" por primera vez en la historia somos mujer y hombre, y tenemos voz. No podemos ser cómplices. No debemos seguir indiferentes e insolidarios. Vamos a construir puentes y derribar muros. Si no lo hacemos, si no aprendemos las lecciones de la historia, seremos culpables... "Fingí que no sabía... y ahora voy con mi conciencia a cuestas, insomne noche y día".

Sabemos. Actuemos. La indiferencia, nos advierte Rosa Montero, es una indignidad.

Profesor Vicent Martínez Guzmán

viernes, 24 de agosto de 2018

El Profesor Vicent Martínez Guzmán, sembrador de paz, de paces, ha culminado la fase visible de su excepcional trayectoria humana y educativa. Se ha ausentado pero son tantas las semillas que sembró y la luz que emanó sobre la convivencia pacífica, la justicia y la libertad que seguirá estando presente, como referente primordial, en el comportamiento cotidiano de tantísimas personas que le mantendrán en sus brújulas y de muchísimas más que lo incorporarán. 

Sentía por él una admiración y una amistad extraordinarias. Seguirá donde estuvo, donde está: en la vanguardia de la cultura de paz y de la no violencia que prevalecerán en la nueva era que se avecina. Seguirá siendo “un crit de la consciencia”. 

A todos sus familiares, discípulos y amigos mi más profunda condolencia.

En el fallecimiento del ex Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan

sábado, 18 de agosto de 2018

A su mujer, familia, allegados y miembros del Sistema de las Naciones Unidas, mis más profundas condolencias. 

Él estuvo siempre en la vanguardia de toda acción en favor de la igual dignidad humana, la paz y el pleno ejercicio de los derechos humanos. 

Kofi Annan permanecerá siempre para todos nosotros y para muchas personas en el mundo como una referencia y guía en el comportamiento cotidiano. 

Con la mayor estima, Federico Mayor 
Ex Director General de la UNESCO (1987-1999)
Presidente de la Fundación Cultura de Paz

Apremiante: nuevo concepto de seguridad. La voz debida

martes, 7 de agosto de 2018

¡Irreversible deterioro ambiental!, ¡muertos de hambre y pobreza extrema!, ¡incendios y otras catástrofes!, ¡emigrantes!... Estos son los objetivos que ahora, por un acuerdo unánime a escala mundial, conscientes todos de que se trata de una responsabilidad generacional histórica, deben abordarse de forma impostergable. La inercia de los poderes hegemónicos tradicionales y de los obcecados supremacistas y minimalistas  sigue propiciando el incremento de gastos en defensa territorial, olvidando la seguridad de los seres humanos que viven en estos territorios.

Miles de bombarderos, misiles, acorazados…  Miles de miles de soldados preparados para el uso de las armas más sofisticadas… cuando resulta que se carece del personal capacitado y de los medios técnicos adecuados para hacer frente con rapidez y eficacia a incendios y otras catástrofes… De nuevo este año, California, la  perla de Norteamérica, devastada por fuegos voraces que obligan a evacuar a decenas de miles de ciudadanos…  36.000 hectáreas abrasadas… Y lo mismo en Atenas… Y aquí y allí miles de personas viviendo la tragedia de familiares muertos o heridos, de hogares arrasados…

Y miles de seres humanos al día, no me canso de repetirlo, muertos de hambre al tiempo que se invierten y armas y gastos militares más de 4.000 millones de dólares. Es un dislate intolerable que debe ser corregido sin mayor demora. Ya lo advirtió el Presidente Eisenhower: “El mayor poder en los Estados Unidos corresponde al complejo bélico-industrial”. Ahora mismo, el neoliberalismo ultra habiendo marginado a las Naciones Unidas sustituyéndolas por grupos plutocráticos (G7, G8, G20), el insólito Presidente Trump ha anunciado que va a incumplir los Acuerdos de París sobre Cambio Climáticos y los Objetivos sobre Desarrollo Sostenible. Y todos los demás países -¡casi doscientos!- en lugar de oponerse radicalmente a una actitud que puede, si no se enmienda rápidamente, afectar a la humanidad en su conjunto, se apresuran a obedecer los designios del Presidente para aumentar los gastos de defensa, omitiendo las acciones inmediatas que reclaman tantos humanos abandonados y la propia habitabilidad de la Tierra.

La Unión Europea, en lugar de haber señalado con firmeza unas “líneas rojas” bien establecidas y argumentadas, se ha precipitado a aumentar las inversiones en defensa, reservando para la otrora importante ayuda al desarrollo unas migajas vergonzantes. ¿Cuánto costarán al final los cuatro “re-tocados” e “imprescindibles” submarinos españoles? ¿Cuánto se invertía y cuánto se invierte ahora en ayudar a tantos países en los que sus nativos no deban verse compelidos a emigrar por carecer de los mínimos recursos de subsistencia? Cuando, por fin, el gobierno decide atender a los emigrantes como se merecen y abordar con políticas conjuntas la cooperación internacional, pensando en la gente y no en el dinero, ayudando en lugar de explotar, tanto en España como en la Unión Europea los peligrosísimos xenófobos y racistas -¡miles de millones para las armas… y unas limosnas para el auxilio a emigrantes y refugiados!- superan a los que se sienten reconfortados.

Todo ser humano igual en dignidad: esta debe ser la referencia para los cambios radicales que son ahora apremiantes. Sin minusvalorar la seguridad territorial, deben destinarse las cantidades apropiadas a las cinco prioridades que hace ya años establecieron las Naciones Unidas: seguridad alimentaria, acceso al agua potable, sanitaria, ecológica y educativa. Este es el nuevo enfoque de seguridad que el mundo requiere con urgencia. Hasta hace pocas décadas, “Nosotros, los pueblos”, como tan lúcidamente se inicia la Carta de las Naciones Unidas, no podíamos expresarnos.  Ahora, por primera vez en la historia, ya podemos. Ya somos mujer y hombre. Y ya somos conscientes de que “mañana puede ser tarde” y de que el deterioro de la calidad de vida no tiene marcha atrás. Ahora ya podemos expresarnos y elevar la voz. Y sustituir la fuerza por la palabra. Y ser millones y millones los que, un día señalado, escriban en su móviles “NO”… a las políticas actuales, a seguir adquiriendo productos a quienes profundizan la brecha social y económica. A los grupos oligárquicos que pretenden retener en sus manos las riendas del destino común… Y decir “SÍ” a un Sistema de Naciones Unidas dotado de los recursos personales, financieros, técnicos y de defensa necesarios para el pleno ejercicio del multilateralismo democrático… Y decir “SÍ” a la eliminación completa de las armas nucleares… y a los comportamientos cotidianos solidarios. 

En 1945, la mención de “Nosotros, los pueblos”, era prematura. Ahora ya es factible. Los “pueblos” ya tienen voz y van a expresarse aunque el “gran dominio” (militar, financiero, mediático, energético…) intente silenciarlos.

Será pronto la voz del pueblo la que reconduzca las torcidas y peligrosas tendencias actuales. 

Mañana siempre es tarde

viernes, 20 de julio de 2018


Este es el título del libro que, con prólogo de D. Pedro Laín Entralgo e ilustración de cubierta de Nicole Lemaire, publiqué en 1987, acuciado por la necesidad de actuar a tiempo en procesos patológicos que  diagnosticados y tratados oportunamente evitan el deterioro neuronal irreversible. Habíamos iniciado en 1967 en la Universidad de Granada el cribado de ciertas alteraciones genéticas en recién nacidos y desde 1968 –hace ahora 50 años que la Dra. Ugarte detectó y evitó el primer caso de fenilcetunuria- han podido “normalizarse” totalmente muchas vidas porque los diagnósticos fueron seguidos de tratamientos eficaces. Esta es la lección que no debemos olvidar y que ahora, al hacer frente a amenazas globales potencialmente sin retorno como el cambio climático, debemos tener muy en cuenta. Mañana puede ser tarde.

Rebosamos de informes de expertos y “think-tanks” que nos advierten  de lo que puede suceder si seguimos haciendo caso omiso de las advertencias rigurosamente científicas en relación a la calidad de la habitabilidad de la Tierra. Y, en lugar de actuar, creamos otra comisión y solicitamos otro informe.

Ya en 1947, en la UNESCO se creó la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y se han estudiado las dimensiones geológicas, hidrológicas, oceanográficas de la vida en la Tierra (gran programa “El hombre y la biosfera”)… En 1972, el Club de Roma nos alertó, a través del hombre-vigía Aurelio Peccei, de “los límites del crecimiento”… y la Academia de Ciencias de los Estados Unidos alertó en 1979 de que no sólo estábamos emitiendo demasiados gases con “efecto invernadero” sino que se estaba afectando la recaptura del CO2 por parte del agua del mar, auténtico “pulmón” de la Tierra…

En lugar de actuar en consecuencia, la Fundación Exxon Mobile, constituida en 1980, pagó considerables sumas a seudo-científicos para que dijeran lo contrario… En 1992, la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, con una excelente Agenda 21, ratificada después en Johannesburgo a los diez años y, de nuevo, a los veinte años… Y en el año 2000, la Carta de la Tierra, que debería ser un referente imprescindible para el comportamiento cotidiano a todos los niveles… Y, por fin, después del fracaso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, porque el sistema neoliberal fue incapaz de proporcionar los medios requeridos, en el año 2015 la humanidad recibió con alivio los Acuerdos de París sobre Cambio Climático y el Acuerdo de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Parecía que todo se iba a reconducir. Sin embargo, los “mercados”, siempre protagonistas, lograron una vez más doblegar a los pusilánimas europeos, unidos sólo por el dinero y no por convicciones y principios,  que han sido incapaces de reaccionar con presteza y con firmeza a los insensatos desplantes del insólito Presidente Trump, que pide más dinero para la defensa –no me canso de repetir que cada día se invierten en armas y gastos militares más de 4.000 millones de dólares mientras mueren de hambre miles de personas- al tiempo que declara que no pondrá en práctica los acuerdos sobre cambio climático y los ODS que su antecesor, tan lúcidamente, promoviera.

Es imprescindible y apremiante un nuevo concepto de seguridad que una a la territorial la seguridad humana, alimentaria, educativa y sanitaria de sus habitantes. Es necesario un “volantazo” que evite que sigamos, en el caso de España, obsesionados en la construcción de cuatro submarinos por importes que podrían resolver tantos aspectos de solidaridad internacional e intergeneracional, facilitando la aplicación de los acuerdos referidos.

Al inicio del mencionado libro decía que “la esperanza implica no aguardar pasivamente”. Y concluía así: “Hay límites al crecimiento. Pero, como el propio Club de Roma proclamó a los diez años de su fundación,  no existen límites para el aprendizaje. Estos dos puntos de referencia son esenciales no sólo para la modernización de la universidad, sino del gobierno de los pueblos. Tenerlo presente en la configuración del futuro es absolutamente imprescindible y dará la medida de la talla de los gobernantes. De quienes deben anticiparse a hacer por clarividencia lo que más tarde deberá hacerse por necesidad. El devenir de la humanidad depende de que seamos capaces de desplazar los centros de gravedad desde la guerra a la paz, desde la dependencia de toda índole a la libertad, desde el progreso expresado en términos económicos al interpretado en términos culturales. Para que todavía pueda esperase, no es posible demorar la salida. El largo camino del conocimiento aguarda. Mañana puede ser tarde. De hecho, mañana siempre es tarde”.

¡Hace 31 años! Hoy lo re-escribo convencido de que debemos actuar de forma inaplazable. Entonces no podíamos expresarnos Ahora sí. Ahora, “Nosotros, los pueblos”, ya hombre y mujer en pie de igualdad, podemos manifestarnos, protestar y proponer.  Ahora ya podemos, al unísono, escribir en nuestros móviles al señor Trump diciéndoles que si no cumple sus deberes esenciales con la calidad de vida de todos los habitantes del planeta, y en especial de los jóvenes y niños, dejaremos de adquirir productos  norteamericanos… El tiempo del silencio y de la sumisión ha concluido.

Nicaragua, otro clamor desoído

jueves, 19 de julio de 2018

En las últimas semanas he leído decenas de artículos –con acentos muy discordantes- sobre la situación en Nicaragua. Y he comentado la situación y posibles soluciones con muchas personas, con frecuencia  sorprendidas y agraviadas por el curso de los acontecimientos. Una vez más, pienso que en casos de esta naturaleza –con centenares ya de víctimas- es apremiante hacer una pausa, encontrarse, hablar y conciliar… pensando sólo en el futuro, en todos los nicaragüenses, pero en particular en las generaciones que llegan a un paso de las nuestras y no merecen hacer frente a horizontes tan clamorosamente injustos y ensangrentados.

Un muerto ya son demasiados muertos. Tres centenares es absolutamente inadmisible.

El neoliberalismo ha desplazado –con sus grupos plutocráticos G7, G8, G20- al multilateralismo democrático, cuyo máximo exponente son las Naciones Unidas, y hoy son muchas las situaciones de violencia, opresión y guerra que no hallan los cauces de conciliación adecuados.

El “gran dominio” (militar, financiero, energético, mediático) ha conseguido que la mayoría de la gente no se aperciba de sus responsabilidades y de las capacidades de  expresión y participación que hoy les confieren las tecnologías digitales. Es preciso e inaplazable que “Nosotros, los pueblos” -como se inicia la Carta de las Naciones Unidas, entonces y hasta hace poco prematuramente-  tomemos la palabra y, mediante grandes clamores populares, presenciales y/o en el ciberespacio, manifestemos abiertamente nuestra opinión, nuestras protestas y propuestas.

Se ha convertido en espectadores impasibles y silenciosos a los que hoy ya pueden alzar la voz y manifestar anuencias o discrepancias. Por eso, cuando, por fin, los pueblos se manifiestan y elevan la voz, es necesario, imprescindible, acuciante, atenderlos. Por primera vez en la historia, nos hallamos ante procesos potencialmente irreversibles, que pueden afectar a la humanidad en su conjunto y, a pesar de las alertas y alarmas, siguen desatendidos y los ciudadanos-actores-activos brillan por su ausencia.

No deben acallar por más tiempo la voz de la gente. Y no deben –sobre todo los que representaron antaño la emancipación popular- usar la fuerza y la violencia. Si alguien conoce los frutos indefectibles de la resistencia es quien hoy se resiste a la conciliación y la palabra, que siempre acaba ganando la partida, pero dejando numerosas víctimas de los “contendientes” en el camino, vidas con frecuencia de los más inocentes, innecesarios sacrificios, los que más duelen, los más indebidos. Así lo he pensado siempre con profundo dolor en los procesos de paz en los que he participado: ¡si se hubiera empezado por la palabra en lugar de por la fuerza!

Es un movimiento no violento, desarmado, que ha pretendido, a través de una Mesa de Diálogo Nacional en el que participan representantes del gobierno, que la sociedad civil pueda expresarse libremente, con la mediación de la Iglesia. Se trata de lograr inculcar en ambas partes actitudes que desarticulen cualquier tentación de dominio y opresión. Directrices que motiven y orienten a la “sociedad civil” (campesinos, universitarios, empresarios…) para lograr restablecer un sistema auténticamente democrático y participativo en Nicaragua. Boaventura de Sousa Santos ha escrito recientemente, con su gran autoridad ética y política, que “la oposición al orteguismo cubre todo el espectro político y, tal como ha ocurrido en otros países (Venezuela, Brasil), sólo muestra unidad para derribar el régimen, pero no para crear una alternativa democrática… En las alianzas alcanzadas con la Iglesia y los grandes empresarios se consiguió un considerable crecimiento económico basado en la receta neoliberal: gran concentración de riqueza, dependencia de los precios internacionales, megaproyectos, monopolio de los medios masivos, instrumentalización del sistema judicial y reelección indefinida”…

Desde hace muchos años he colaborado intensamente con el Instituto Martin Luther King de la UPOLI y deseo sinceramente poder seguir haciéndolo durante muchos años más, trabajando en favor de la cultura de paz y no violencia. Fue Martin Luther King quien nos advirtió de la improcedencia de guardar silencio.

La cultura de paz consiste, precisamente, en facilitar la transición desde una cultura de dominio, imposición, violencia y confrontación a una cultura de encuentro, diálogo, conciliación, alianza y paz. ¡De la fuerza a la palabra! Esta es la transición histórica que debe ahora mismo, sin mayor demora, ponerse en práctica en Nicaragua.
En los últimos días el propio Papa Francisco ha intervenido para facilitar una inflexión que permitiera recuperar la total vigencia y posibilidad de éxito del Diálogo Nacional. También el Secretario General de las Naciones Unidas ha abogado para que “se logre un nuevo consenso”.

La violencia no tiene disculpas, la ejerza quien la ejerza. Lo acaecido en la Universidad Nacional de Nicaragua y en Masaya no puede a continuación describirse en términos patrióticos ni reduccionistas. Es necesario que la gran fractura social que existe en estos momentos pueda restañarse a través del  encuentro y del buen sentido. Las resoluciones de instituciones como la OEA deben ser tajantes  y claras. El Presidente Ortega debe adoptar decisiones que permitan recuperar el sentido democrático sin demora. Y esto se consigue con propuestas concretas y convincentes en la Mesa del Diálogo y no con escuadrones de paramilitares.

En el diálogo habrá, lógicamente, disidencias y discrepancias, pero nunca deben mantenerse posiciones inamovibles. Es preciso establecer con claridad que –como acaeció en Argentina y en otros casos recientes- la presión internacional no se halle influida por grandes consorcios mercantiles.

Hay que lograr la reconciliación. La reconsideración del Sistema de las Naciones Unidas es, vuelvo a repetirlo,  absolutamente indispensable para que la humanidad pueda hacer frente a los grandes desafíos –cambio climático, pobreza extrema, nuclear-  que le afectan de manera apremiante en su destino común.

Serenidad y buen juicio para, en pocos días, aclarar y reconducir la deriva de este queridísimo país, símbolo de tantas cosas positivas. Diálogo, diálogo, diálogo para lograr la reconciliación nacional imperativamente, sin un muerto más, sin acciones de fuerza que conduzcan a situaciones irreparables.