¿Diagnósticos secretos? ¡No, por favor! Sobre el Club Bilderberg y otros parecidos...

lunes, 5 de julio de 2010

Los "ilustres miembros" del Club Bilderberg, como los de la Trilateral y otros "grupos de pensamiento" similares se reúnen con gran bombo y platillo, lujosamente, y debaten los grandes problemas de la humanidad (que tan poco les afectan a ellos)... en secreto. Secreto sobre los temas abordados. Secreto sobre los asistentes. Nada trasciende: ni las conclusiones ni -si es que hubo alguna- soluciones. ¿Para qué sirven, si no ofrecen alternativas para encarar los grandes retos?

Bienvenidos los que aportan, además de diagnósticos, tratamientos. Son los tratamientos a tiempo los que dan valor y oportunidad a los análisis.

Recuerdo cuando el Club de Roma presentaba, en 1969, informes tan relevantes como Los límites del crecimiento y, pocos años después, No hay límites para el aprendizaje. Nada más alejado de los "secretos" y fórmulas de "consumo interno" en hoteles de 5 estrellas. Se dirigían a la humanidad en su conjunto, reflejaban una cosmovisión solidaria.

Cuando tantas soluciones necesitamos inventar, cuando tan apremiante es que cada ser humano tenga confianza en sí mismo y en los demás, cuando tantas luces se requieren para superar las crisis a las que nos ha conducido la inmensa trampa de la globalización -"Es de necio confundir valor y precio", escribió D. Antonio Machado, y yo no me canso de repetir- los "ilustres invitados" a la reunión del Club Bilderberg en Sitges guardan silencio.

Puede que sea porque, en realidad, no tienen nada que decir. Pero seguro que podrían hacer por el bien de la humanidad mucho más de lo que hacen.

El destino es común. A todos nos espera lo mismo al final del camino. Mejor aligerar nuestro equipaje, mejor compartir. Mejor des-vivirse.

Nunca olvidaré la enorme impresión que me causó esta frase -epitafio-: "les linceuls n'ont pas de pôches" (las mortajas no tienen bolsillos).

Conozco lo que sucede y por eso debo implicarme. Mientras tenga salud para hacerlo seré voz de tanta gente silenciosa, silenciada, distraída, reducida a la condición de espectadora, de súbdito.

Sí: decisión, cada mañana renovada, de no callar, aunque el grito -el "secreto" incluido- de los grandes voceros intente amilanarnos.

Resistamos. Al final, venceremos.

Vivamos intensamente cada instante, plantando semillas de futuro, atreviéndonos a enfrentar, pacíficamente, a los "cónclaves" incapaces de mostrarnos su "fumata" blanca.

La Pacha Mama nos llama. Reclama ayuda.

¡Ah!, por cierto: sepan ustedes que el PIB no es indicador de felicidad. La amistad, la mirada solidaria, sí. Sépanlo los poderosos "embozados". No es así como se contribuye a que la Tierra esboce una sonrisa.

5 comentarios

jrmsegunda dijo...

Hola
Solo quiero saludarle D. Federico, y ya de paso resaltar ¡Ah!, por cierto: sepan ustedes que el PIB no es indicador de felicidad. La amistad, la mirada solidaria, sí. Así es como yo lo siento cada día, más confianza, más amistad, más solidaridad, más justicia, .... es lo que me hace sentirme feliz.

Gracias por su valentía.

5 de julio de 2010, 10:56

Estoy de acuerdo,para que le sirven a la Humanidad los diagnósticos secretos de sus problemas.
El Conocimiento tiene que estar al alcance de todos, ese es el avance en civilización.
Y hacia la Paz en el Mundo.

5 de julio de 2010, 12:46
Javier dijo...

Nunca debemos criticar el debate y el diálogo. No sé si las reuniones de esas personas son provechosos, pero lo que sé es que siempre es bueno hablar y que, tal vez, sirva para avanzar en esta sociedad. Si no se reunieran sí que habría razones para pedirles que lo hicieran. Lamento que no hayan invitado al señor Zaragoza a sus reuniones, especialmente por todas en las que ha estado cuando tebnía responsabilidades y gestionaba dinero público.

6 de julio de 2010, 12:53

"La primera de todas las fuerzas es la Opinión Pública". (Simón Bolívar).

Esa "trampa" de la Globalización que usted recoje, no tengo ninguna duda que revertirá pronto en contra del propio "tramposo".
Dejo un vídeo que a mi entender explica muy bien en 7 minutos esa especie de "timo de la estampita" generado de los países más poderosos respecto a los pobres. Intuyo que el Club Bilderberg puede ya sentirse aludido:

http://www.youtube.com/watch?v=hjsrv8KAZYE

Las tecnologías ya nos permiten acceder a este tipo de información, y por tanto a generar esa "Opinión Pública" tan necesaria para el cambio. Se hace camino Sr. Federico.

Un abrazo muy fuerte,

Jorge Medina Azcárate
One Brother World

6 de julio de 2010, 23:44
Marti dijo...

Magnífic! Potser aquestes converses secretes no son tan profitoses per a la humanitat i les hauriem de titllar de conspiratives per mantenir i incrementar el poder que tenen.

28 de julio de 2010, 17:41