Haití y Somalia: gracias, querido Forges

jueves, 22 de diciembre de 2011

En tiempos de tanto olvido, de tanto mirar hacia otro lado, de tanto ser espectador impasible, quiero reiterar mi gratitud a quienes, como Forges, nos recuerdan cada día lo que deberíamos tener todos presente en nuestra mente y corazón para, progresivamente, comportarnos de otro modo.

Haití y Somalia, los habitantes de estos dos países requieren muestras de solidaridad, particularmente de quienes viven en los barrios más prósperos de la Tierra que, con gran frecuencia, se dejan manipular por informaciones que les convierten en simples receptores sin capacidad de reacción, sin coraje para dejar de pensar tanto en sí mismos y volver su mirada a los más necesitados. Hacerlo tiene muchas ventajas ya que no sólo se aprecia más lo que se tiene sino que se conocen las precariedades del prójimo.


Con insistencia ejemplar, Forges nos señala los auténticos desafíos que deberíamos tener en cuenta y adoptarlos como propios, especialmente cuando celebramos, aunque acosados por los mercados -¡qué inmenso error haber sustituido los valores éticos por los bursátiles en la década de los ochenta!-, fiestas navideñas y nos deseamos los mejores augurios (a pesar de los pesares) para el año 2012.

Haití y Somalia… y todos los que viven en condiciones difícilmente calificables como humanas: si realmente les atendemos, nos sentiremos mejor. Tener en cuenta todas las vidas y no sólo la propia. El recordatorio de Forges es el mejor mensaje para el Año Nuevo.

7 comentarios

juan R dijo...

Grande, Forges! Humor inteligente para hacernos pensar con una sonrisa en los labios.

22 de diciembre de 2011, 16:57
Miguel dijo...

Yo si me lo permites, quisiera hacer un inciso, y ampliar el ángulo de visión de las desgracias que nos acucian como especie humana.

Todavía estoy conmocionado por la brutal represión del régimen egipcio hacia sus mujeres, y todo su pueblo. No entiendo la pasividad cómplice de occidente, ni la cobarde brutalidad humana. No lo entiendo y no lo acepto.
Toda mí solidaridad y admiración por las mujeres árabes y egipcias. Su opresión es doble, su coraje y lucha también es doble. Somos el 99% que se levanta frente al 1%.
http://15mikel.blogspot.com/

23 de diciembre de 2011, 22:27
J. Felipe dijo...

Si solo hubiera un poco de interés en las potencias occidentales por solucionar todo este tipo de problemas la resolución de los mismos estaría a la vuelta a la esquina. Pero, desgraciadamente no es así. La ONU de poco o nada sirve ante la dictadura impuesta por esos cinco de marras y por todo el poder devengado de la avaricia y la codicia humana.
http://felipepozueco.blogspot.com/

26 de diciembre de 2011, 19:25
Camino a Gaia dijo...

Creo que va siendo hora de aceptar que el hambre y la guerra no son defectos del capitalismo sino mas bien su modo de funcionamiento

26 de diciembre de 2011, 23:51
Juliana Luisa dijo...

Con frecuencia olvidamos que no hay distintos mundos -primer mundo, tercer mundo-, sino un solo mundo, que habita un solo planeta. En actual sistema económico y social ha colonuizado todo el planeta, pero ha olvidado -y sigue olvidando- que todos somo seres humanos, sufrimos lo mismo, tenemos la misma dignidad, etc. independientemente del lugar donde cada uno nos encontremos.
Me parece muy oportuno recordar, ahora, que existen Haití y Somalia, haitianos y somalíes, que están pasándlo mucho peor que nosotros. Muchas gracias.
Un saludo

28 de diciembre de 2011, 10:36
Anónimo dijo...

Sería fantástico que se supiera quienes colaboraron a la ruina de Haití con Papa Doc en el poder, sorpresas te da la vida, ¡ay Dios!
http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/12/24/eduard-punset-la-prueba-definitiva-de-su-doble-juego-alineado-totalmente-con-la-elite-y-su-objetivo-de-instaurar-el-nuevo-orden-mundial/

5 de enero de 2012, 2:57

54La GRASH (Asociación haitianos y personas de origen haitiano de padre o de madre y otras personas que viven en España), con el nombre popular Haiti solidaridad nace desde la firme convicción de la inmigración, en cualquier parte del mundo, es un hecho social global y que por lo mismo debe abordarse con políticas sociales que promuevan la participación activa y responsable de los propios protagonistas de este proceso.

Para responder a este desafío la comunidad haitiana en España requiere de una organización que potencie la reflexión, el análisis y el debate sobre lo que podemos aportar para las familias haitianas en materias de ayuda solidaria y, en coordinación con otros colectivos de inmigrantes extranjeros, planifique, reivindique, diseñe y realice programas de beneficio común. Es necesario pasar de la cultura de la ocultación de la diversidad cultural a una cultura de la cooperación en la construcción de una sociedad intercultural, con el propósito de generar un amplio y productivo colectivo con capacidad para actuar sobre las necesidades y demandas de los haitianos que residen en España y en nuestro país en particular y de otros colectivos de inmigrantes extranjeros, en general, e incidir en el diseño de las políticas migratorias tanto en el país de acogida como en el de origen.

GRASH (Asociación de haitianos en España) tendrá como finalidad, la promoción y difusión de las actividades de los haitianos e inmigrantes que residen en España y su vinculación con el país de origen desde la solidaridad como factor humano esencial, desde una perspectiva de futuro, apostando por el diálogo intercultural, asumiendo la diferencia como una oportunidad para enriquecerse con otras culturas, con otras formas de pensar y actuar. Todo esto basado en la lucha por la igualdad de oportunidades y el respeto al marco democrático vigente.

GRASH pretende dar vida a una comunidad amplia de haitianos capaces de unir sin confundir y distinguir sin separar todo ello en un marco de tolerancia, respeto a la diversidad, solidaridad y defensa de la democracia, para trabajar de forma conjunta con otros colectivos de inmigrantes y españoles que persigan sus mismos fines.

4 de julio de 2014, 21:24