Cultura de paz. Ha llegado el momento

lunes, 26 de octubre de 2009

Ha llegado el momento. La cultura de guerra, la economía de guerra, el dominio hegemónico de los globalizadores ha fracasado estrepitosamente, a qué precio de sufrimientos, hambre, pobreza extrema, desgarros sociales… Es preciso un nuevo comienzo, coincidiendo con el nuevo siglo y milenio.


Desde siempre han predominado la fuerza y la imposición, la violencia y la confrontación bélica, hasta el punto de que la historia parece reducirse a una sucesión inacabable de batallas y conflictos en los que la paz es un pausa, el intermedio. Y así un siglo y otro siglo, con fugaces intentos de emancipación.


Educada para el ejercicio de la fuerza, acostumbrada a acatar la ley del más poderoso, más entrenada en el uso del músculo que de la mente, la humanidad se ha visto arrastrada a las más sangrientas confrontaciones. En lugar de fraternidad, enemistad. El prójimo, próximo o distante, no ha aparecido como hermano con quien compartimos un destino común, sino como el adversario, como el enemigo al que debemos aniquilar. Y así, una cadena interminable de enfrentamientos, de ataques y represalias, de vencedores y vencidos, de rencores y animadversión, de violencia física y espiritual, jalonan nuestro pasado.


Hay, por fortuna, una historia paralela invisible, cuyos eslabones han sido forjados día a día por el desprendimiento, la generosidad, la creatividad que son distintivas de la especie humana. Es una densa urdimbre, incomparable, e intransitoria, porque está hecha con el esfuerzo de muchas vidas, tenazmente dedicadas a construir, como quehacer cotidiano principal, los baluartes de la paz.


"No hay caminos para la paz; la paz es el camino", nos recordó el Mahatma Ghandi. Un camino guiado por principios y valores. Por la justicia en primer lugar. La paz es, a la vez, condición y resultado, semilla y fruto. Es necesario identificar las causas de los conflictos para poder prevenirlos. Evitar es la mayor victoria.


La Unesco, organización del Sistema de las Naciones Unidas a la que se encomienda explícitamente la tarea de construir la paz mediante la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, recuerda en el preámbulo de su Constitución que son los "principios democráticos" de la justicia, libertad, igualdad y solidaridad los que deben iluminar esta gran transición desde una cultura de violencia y guerra a una cultura de diálogo y conciliación. Fue desde la Unesco donde se inició el gran programa, en la década de los noventa Hacia una cultura de paz.


La Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz, aprobada en el mes de septiembre de 1999, establece que la cultura de paz es un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, al ser humano y a su dignidad. En el Plan de Acción se contienen las medidas de índole educativa, de género, de desarrollo, de libertad de expresión… que deben ponerse en práctica para la gran transición de la fuerza a la palabra: fomentar la educación para la paz, los derechos humanos y la democracia, la tolerancia y la comprensión mutua nacional e internacional; luchar contra toda forma de discriminación; promover los principios y las prácticas democráticas en todos los ámbitos de la sociedad, combatir la pobreza y lograr un desarrollo endógeno y sostenible que beneficie a todos y que proporcione a cada persona un marco de vida digno; y movilizar a la sociedad con el fin de forjar en los jóvenes el deseo ferviente de buscar nuevas formas de convivencia basadas en la conciliación, la generosidad y la tolerancia, así como el rechazo a toda forma de opresión y violencia, la justa distribución de la riqueza, el libre flujo informativo y los conocimientos compartidos.


En el Manifiesto 2000 -Año Internacional para una Cultura de Paz- suscrito por más de 110 millones de personas de todo el mundo, se establece "el compromiso, en mi vida cotidiana, en mi familia, en mi trabajo, en mi comunidad, en mi país, en mi región a: respetar todas las vidas; rechazar la violencia; liberar mi generosidad; escuchar para comprenderse; preservar el planeta; y reinventar la solidaridad". De esto se trata, de involucrarnos, de implicarnos personalmente en este proceso que puede conducir, en pocos años, a esclarecer los horizontes hoy tan sombríos y permitir la convivencia pacífica de todos los habitantes de la tierra.


Son ya muchos los países, regiones, municipios que han incorporado la cultura de paz a sus Constituciones o Estatutos. Es muy importante que esta inclusión se vaya generalizando, pero es más importante todavía la conciencia popular de que ha llegado el momento de no aceptar más la imposición y la obediencia ciega al poder, porque los ciudadanos están dejando de ser súbditos, están dejando de ser espectadores para ser actores, están abandonando el silencio y el miedo para dejar de ser vasallos y convertirse en agentes de paz.


Hoy, la participación no presencial -a través de la telefonía móvil por el SMS, o por internet…- permite ya un cambio radical en lo que constituye el fundamento de toda democracia, la consulta popular.


En estos diez años se han llevado a cabo muchas cosas. Pero la inercia de los intereses creados, la resistencia de los más prósperos a compartir mejor, se oponen al advenimiento de la cultura de la paz, de la palabra, de la alianza, de la comprensión.


Pero pronto cederán. Ha llegado el momento.

5 comentarios

Gracias Federico por este magníco artículo que hemos leido, con los componentes de la Marcha Mundial por la Paz y la no violencia en Helsinki. Tus palabras son siempre un respiro, un alentador aire fresco que penetra por los sentidos y nos llega al corazon. Estamos convencidos, después de caminar un mes, que la Paz es posible porqué somos mucho que clamamos, desde Islas Chathman, Nueva Zelanda, Australia, Filipinas, Delhi, Mumbai, Japón, Kerala, Korea, Moscú, San Petersburgo, Potvoo-Finlandia. El mundo será muy pronto de los ciudadanos a través de la palabra,`porque así lo deseamos y sabemos que ju ntos, podemos. Montserrat Ponsa

27 de octubre de 2009, 6:41

Decía Harvey Milk "No se vive sólo de esperanza, pero tampoco se puede vivir sin esperanza". Miguel Bosé también dijo hace poco "Ya que es esto lo que sabemos hacer, vamos a hacerlo".

El consenso es ya generalizado, y la oportunidad es única. Vámos a por ello, estoy convencido de que sin guerra se vive mejor.

Un abrazo muy fuerte,

Jorge Medina Azcárate
One brother World

28 de octubre de 2009, 9:13
Muhammad dijo...

Buenas tardes Federico,

Desde Junta Islámica le felicitamos por sus constantes exhortaciones a la paz y su serio compromiso con el desarrollo de iniciativas y propuestas en la construcción del diálogo. Sería de nuestro interés poder reproducir en Webislam éste último artículo, "Cultura de Paz. Ha llegado el momento" publicado en tu Blog el día 29 de octubre de 2009.

Gracias de antemnao y Si es tan amable, le dejo una dirección de correo donde poder responder a nuestra petición. juntaislamica@gmail.com

2 de noviembre de 2009, 15:03
Anónimo dijo...

Gracias por los años que viene predicando sobre la cultura de la PAZ i sobre la CONVIVENCIA. ¿Porquè NO hay PAZ? Simplemente porque no hay JUSTÏCIA. De la justícia, nace el fruto de la PAZ. Sin JUSTICIA nunca habrà PAZ. Teniendo en cuenta que lo legal nunca es lo justo.

7 de noviembre de 2009, 13:07
Carmen dijo...

Hoy he estado en una conferencia suya en el IES H.LANZ y me he sentido totalmente reconfortada de oir hablar a mis deseos y valores en voz de otra persona, es una avalanacha de gratitud enorme, es sentirme agradecida de estar aquí en este mundo que tantas veces es inóspito, pero que vale la pena estar para ir poniendo granito a granito lo que otros van destrozando, pero que estoy convencida ganaremos los persistentes.
Gracias de nuevo, Federico por estar ahí y ser un referente.
Carmen Corpas - Granada -

16 de febrero de 2010, 21:03