ISRAEL

miércoles, 2 de junio de 2010

Los Derechos Humanos se basan en la igual dignidad de todos los seres humanos. Israel, que tan alto precio de vidas y sufrimiento ha tenido que pagar por este reconocimiento a escala mundial, debe ahora aplicarse la lección. Todos los seres humanos. Tendrán que olvidarse de lo del "pueblo elegido". Todos iguales en dignidad.

Sus aborrecibles actuaciones, el desdén con que tratan a los demás -los niños muertos en Gaza, las condiciones de vida en la Franja, la forma brutal de zanjar la ayuda humanitaria que llegaba a sus costas- merecen la condena unánime -no sólo la "lamentación"- de toda la Humanidad.

La piedra angular de un futuro de convivencia armoniosa, que debemos a las generaciones venideras -las de Israel incluidas- es el reconocimiento de la igual dignidad en cada ser humano, único, irrepetible. Lo proclama con toda solemnidad la Constitución de la UNESCO, escrita después de una terrible guerra, con las más abominables prácticas de exterminio, de holocausto.

No deberían olvidarlo las autoridades ni el pueblo de Israel. Ni quienes los vienen secundando sin rechistar desde poderosísimas instancias. Les hemos debido mucho. Ahora es su turno. De forma inaplazable.

Sí, Israel: todos iguales.

1 comentario

Nicole dijo...

Completely agree and support Professor Mayor's timely and incisive statement.
Only a people to people approach can foster peace: political "leadership" in Israel; through a continual process of violence and provocation prevents such contacts.
Open the borders, permit reconstruction and humanitarian assistance and the free movement of essential goods and services! Only such an approach can lead to dialogue of the people of Gaza with Israel's people of good will.
Tom Forstenzer, Paris

3 de junio de 2010, 12:38