Armamento, ¡basta!

miércoles, 19 de septiembre de 2012



Es un clamor ciudadano: cuando vivimos con preocupación creciente una crisis económica europeo-española de una gravedad extraordinaria, vemos estupefactos que la Unión Europea es incapaz de decidir sobre su autonomía en materia de seguridad. Seguimos dependiendo de la OTAN y pagando inmensas facturas: ahora mismo, en España, cuando no hay dinero para la salud, educación, ciencia… se abonan casi 2.000 millones de euros por “deudas de armamento” correspondientes a material de guerra adquirido hace años. “Hemos comprado material que no necesitábamos con dinero que no teníamos”, tuvo el valor de declarar la Ministra Carme Chacón. ¿Por qué no sabemos los ciudadanos cuánto, cuándo y quién ordenó estas compras desmesuradas? ¿Por qué sigue la opacidad en cuestiones tan importantes para el cambio radical que la presente crisis sistémica exige?

Y, por si fuera poco, ahora parecen estar interesados en unirse los productores europeos de bombarderos, cohetes, etc.  para poder competir con los de  Estados Unidos. “Los inversores y los gobiernos europeos están muy preocupados por las posibilidades de unión de los gigantes europeos aeroespaciales”, publica el New York Times del 14 de septiembre y, un día antes, en “El País” se anuncia que EADS (European Aeronautic Defends and Espace) y BAE  (BAE Systems de Inglaterra) negocian crear este coloso.  Puesto que en USA han decidido trabajar conjuntamente Lockheed Martin y Boing, ahora pretenden hacer lo mismo en Europa, con un capital inicial de 49.000 millones de dólares.

Ha llegado el momento de oponernos radicalmente a que cada día se destinen –no me cansaré de repetirlo- 4000 millones de dólares en armas y gastos militares al tiempo que mueren de hambre más de 60 mil personas y miles de millones viven en situación de extrema pobreza.

Ha llegado el momento de hacer inversiones en otras cosas y dejar de una vez la inclemente preparación de la guerra (“Si quieres la paz, prepara la guerra”) que lleva a la mayoría del mundo a tener que vivir con gran penuria afectando, además, la habitabilidad de la Tierra.

Es correcto ocuparse de la seguridad de la aviación civil… pero los aviones de guerra –menos mal que el Presidente Obama ha suspendido la producción del  F-35, que costaba más de 300 mil millones de dólares- y, sobre todo, los drones, deben regularse estrictamente.

También aconsejo, sinceramente, no preocuparnos tanto por viajar a Marte y la Luna. Ocupémonos de la Tierra, viajemos por la Tierra para apercibirnos, de una vez, que lo único que importa es cada vida humana, este misterio, quizás milagro, capaz de crear, capaz de inventar un futuro distinto, un nuevo amanecer.

4 comentarios

Tomàs Grau dijo...

El que nos metió en la OTAN vive muy feliz en su retiro, a pesar que la ciudadanía dijo NO. Estar dentro significa la obligación de comprar armamento, y Grecia está en la situación que está entre otras cosas por ello.
Vivimos en grupo pero morimos solos. Espero que reflexione antes de su hora, lo cual ayudaría mucho a abrir los ojos a la gente.

19 de septiembre de 2012, 12:15
Angel dijo...

La guerra y los conflictos armados no solo son un gran negocio para la oligarquia que ostenta el poder, sino que tambien sirve de herramienta para mantener esclavizados a los ciudadanos del mundo. Solo cuando una gran mayoria de la poblacion sea plenamente consciente de este hecho, de que somos todos hermanos viajando en 'el mismo barco', y que es un absoluto milagro y una suerte inmensa el poder vivir y disfrutar de la vida; solo cuando decidamos ser libres y totalmente conscientes, acabaran las guerras. Y este estado mental solo lo lograremos con una educacion global en valores morales profundos y sin intereses particulares. Y para poder llevar a cabo este proceso de educacion, primero hay que tomar el poder de iniciativa del que, precisamente, tiene este poder y no quiere educar...

21 de septiembre de 2012, 18:22
Juliana Luisa dijo...

Estoy de acuerdo en la importancia de la educación. Educación que ponga de manifiesto la verdadera naturaleza del ser humano y sus enormes potencialidades. Compra de armamento ¿para qué? ¿Para decir que ha aumentado el PIB? ¿Cuándo vamos a cambiar el parámetro de medida del estado de una nación? Demasiadas cosas. ¿Cuándo el ciudadano será consciente de su inmenso poder?

Un saludo

22 de septiembre de 2012, 18:32
Platypus dijo...

¡Vaya no pensaba que fuera tan fácil comunicarse con usted!

Mi disquisición es quizá más filosófica ¿Piensa que realmente se puede cambiar el sistema desde dentro? Por que yo pienso que, efectivamente, es la única opción: las revoluciones "proletarias" no parece que hayan aportado nada de valor a la humanidad. Aún así insisto ¿Se puede conseguir un capitalismo con "rostro humano"?. Como dice Stiglitz "hacer negocios y hacer el bien".

23 de septiembre de 2012, 12:56