Consulten y escuchen

jueves, 25 de octubre de 2012

Si cada vez somos más en la calle y en el ciberespacio, no tendrán más remedio que consultar y escuchar.

Sé por experiencia, adquirida durante muchos años, los efectos benéficos de consultar y escuchar. 

La democracia consiste en sustituir la fuerza por la palabra. 

En escuchar la voz del pueblo. De todo el pueblo. 

Y en compartir.

7 comentarios

Angel dijo...

Sr. Mayor,

Los funcionarios, hartos de despropositos, damos un paso adelante. Para que se nos escuche y para aportar soluciones...
http://movimientofue.info/

Cordialmente.

25 de octubre de 2012, 19:30
Anónimo dijo...

Gràcies Sr. Mayor, si darrere del seu "Mayor" hi anés un "Oreja", segur que no parlaria amb la mateixa qualitat democràtica.

26 de octubre de 2012, 13:24
Juliana Luisa dijo...

Debemos conseguir una democracia participativa y no solo representativa, como entiendo que usted imdica en el proyecto de Declaración Universal de la Democracia que usted, junto con Karel Vasak, ha presentado en el Foro Mundial de la Democracia.

Un saludo

26 de octubre de 2012, 17:09

Las Democracias Impositivas evocan a las Revoluciones Participativas. Evitemos los primero y dejará sin sentido lo segundo. Alimentemos tristemente lo primero, y hará estallar tristemente a lo segundo.

Abrazos.

Jorge Medina Azcárate
"Si Yo Fuera Presidente"

29 de octubre de 2012, 9:35
Dani...él dijo...

Cierto. Cada día somos más quienes estamos como se dice vulgarmente hasta los huevos. Pero entre los desafectos ¿crece el número de individuos que manejan alternativas integrales a lo existente? En términos políticos, por ejemplo y para ceñirme al texto ¿Cuántos hartazgos individuales se traducen en propuestas de democratización colectiva? Todavía hablo con los mismos buscadores de mesías que años atrás.

30 de octubre de 2012, 18:07

"Cambiar el voto por el botón". Todos tenemos acceso a un teclado. Podemos votar con él. Se podría saber en vivo y en directo lo que hay que hacer en cada asunto. Cada votante tendría una plantilla de asuntos que votar y en cualquier momento podría incluso cambiar su voto. Se puede introducir el sistema poco a poco de forma experimental en comunidades pequeñas (como asociaciones con una aplicación para una red social) e ir extendiendo el hábito y el ámbito hasta que entre todos digamos que es el momento de implantarlo a nivel nacional, una vez resuelta la certificación del usuario y los aspectos legales necesarios. Sólo sería hacer un programa. Tengo entendido que en algunos minicipios votan por internet. ¿Qué le parece? Gracias. Juan Carlos Segura García. ELDA (Alicante).

1 de noviembre de 2012, 11:27
conchita Lloria dijo...

Las mujeres vamos a realizar el cambio.
Pero no somos ni víctimas ni culpables.
Somos mujeres, madres en potencia de la humanidad, que amamos a los seres humanos.
Mujeres que vemos en todos los seres humanos a nuestros hijos.
Todos por igual.
Sin diferencias.
Que sabemos amar.
Que solo amando se cambian las cosas
Que queremos una sociedad desde la igualdad.
Pero no la igualdad de parecernos a los hombres educados en el patriarcado o en el machismo, sino la igualdad de los hombres y mujeres que ellos mismos se han formado y crecido en el amor.
Hombres y mujeres que aman a sus hijos.
Hombres y mujeres que desean un futuro de paz y de bienestar para sus hijos.
Hombres y mujeres que entienden que la tierra es de todos, los recursos de la tierra son de todos y para todos.
Hombres y mujeres que desean cuidar a la madre tierra, pues en ella vivimos, de ella nos alimentamos, y tenemos el conocimiento de que destruyendo la tierra, destruimos la vida.
Hombres y mujeres fuertes para el amor, que eliminamos de nuestras vidas el dolor.
Hombre y mujeres que sabemos que el dolor solo produce más dolor. Que a través del dolor, nada varía, ni nada se obtiene, solo más y más dolor.
Hombres y mujeres que deseamos retirar dolores, dando el conocimiento para que cada uno por si mismo sea capaz de retirar de su mente tantas enseñanzas equivocadas.
Si, somos muchas mujeres que nos vamos a unir, para hacer lo que no existe, una asociación mixta, sin ánimo de lucro, en que apoyemos a todas aquellas mujeres, fuertes, muy fuertes en el amor, que no desean tirar la toalla, que no desean que el carro se despeñe, sino que quieren ser acompañantes de la vida, para ayudar a vivir, ayudar a superar tantos sufrimientos, depresiones, penas y soledades, pero que sabemos que el resultado será la unión y la felicidad.
No vamos a pasar de una sociedad patriarcal a una sociedad matriarcal. No. No repetimos errores.
Somos mujeres, somos madres con o sin hijos, que amamos al ser humano.
Nos encontraremos por el camino.
Conchita Lloria

1 de noviembre de 2012, 19:48