¡Fuera el actual FMI!

jueves, 8 de agosto de 2013

Hasta aquí podía llegar la acción corrosiva y antisocial del FMI, último bastión del sistema que ha provocado la gravísima crisis ética, cultural, democrática, económica, ambiental… que atravesamos. 

Como herramienta del neoliberalismo más acérrimo, el FMI ha sido, sobre todo en los últimos 15 años, defensor a ultranza de las directrices emanadas de los países más prósperos y, muy concretamente, de las del Partido Republicano de los Estados Unidos, y ha dejado una huella amarga de incompetencia, de servilismo y de menosprecio a los intereses de la mayor parte de la humanidad. 

En el caso concreto de Europa y España, hace bien poco el FMI reconoció que se había equivocado y que no sería posible alcanzar un cierto grado de crecimiento y empleo sin una política de incentivos que atemperara los recortes que estaban cargando, además, el pesado fardo de la convulsión financiera a las clases medias y más vulnerables. 

¡Pero ahora, obedientes de nuevo al “gran dominio” (militar, financiero, mediático, énergético) vuelven a la carga: no sólo reducciones generalizadas en los salarios sino venablos al corazón mismo del genuino desarrollo: sanidad, educación, ciencia…! 

No queremos al FMI ni al G7, G8, G20… Queremos la refundación del multilateralismo democrático; queremos una economía basada en la justicia, en la transparencia, en la solidaridad, en un desarrollo global sostenible; queremos unas Naciones Unidas que engloben al FMI, al Banco Mundial y a la OMC –establecida por la Administración Norteamericana al principio de la década de los noventa directamente fuera de su ámbito- con una Asamblea General integrada, a partes iguales, por los Estados y por representantes de la sociedad civil (“Nosotros, los pueblos…”) y tres Consejos de Seguridad –el actual, el socioeconómico y el medioambiental- en que el veto sería sustituido por un voto ponderado… 

Es necesaria una gran movilización mundial para que, de una vez, vuelvan a ser los “principios democráticos” los que dirijan la gobernación mundial y todas las instituciones, empezando por el FMI, se hallen subordinadas a estos principios y no a algunas manos, muy pocas, que llevan en la actualidad, indebidamente, las riendas del destino común de la humanidad.

6 comentarios

Felicidades, auténtico ejercicio de "desobediencia moral" a los cimientos de todo lo que hasta ahora se consideraba "correcto, sistémico". Lo peor de todo es que hoy en día quien habla de cambiar este tipo de cosas se le tacha de "antisistema", "problemático", "osado" o "destructor". Y a mi entender, no hay nada más necesario hoy en día que las mentes con ánimo de "destrucción constructiva" como la suya: o refundamos el sistema, o el sistema ya fluye él solito al servicio de sus propios intereses lejos de las sociedades. Los más interesados en que nada cambie ya están haciendo su papel a la perfección, y ahora nos toca definirnos a los demás si de verdad lo queremos. ..Que somos muchos más, y por lo tanto con menos por hacer desde cada uno si es desde la unión. De lo contrario, este "sálvese quien pueda" nos condena a todos. Cambiar el FMI no es tan difícil bajo este prisma.

Abrazos sentidos.

8 de agosto de 2013, 16:41

Una gran reflexión, alguien debía decirlo de manera tan clara. Gracias por ayudarnos siempre con sus opiniones.

9 de agosto de 2013, 9:40
Anónimo dijo...

De acuerdo y graicas por este "coup de gueule"
El FMI esta dirigido por Mme Christine Lagarde, una ministra incapaz de impedir la mas grande estafa de los ciudadanos franceses (405 millones de Euros/BTapie) y una ministra que solo obedece al poder de los financieros. Da verguenza lo que propuso recientemente a Espana.
Solidaridad entre los pueblos
Olivier d'Arexy

9 de agosto de 2013, 18:23
Camino a Gaia dijo...

No es la democracia la que rige el mundo y mucho menos a escala global.
Libertad sin responsabilidad para quienes mas poder tienen, esa es la esencia del neoliberalismo, eufemismo sin gracia ni imaginación del crimen económico organizado que nos gobierna.
Un saludo.

10 de agosto de 2013, 1:25
Juliana Luisa dijo...

Es urgente una gran movilización en contra de un sistema injusto, inhumano e insistenible. Para favorecer esa movilización es necesario que los ciudadanos sepan y piensen, para despues, actuar.
Gracias por esta entrada.
Un saludo

11 de agosto de 2013, 19:49
Luis Diaz dijo...



De Olli Rehn y del Fondo Mentiroso Internacional

http://www.agoretica.com/2013/08/de-olli-rehn-y-del-fondo-mentiroso.html

11 de agosto de 2013, 22:46