¡Atención al PIB como referencia de un porvenir mejor!

jueves, 19 de febrero de 2015

Saber para actuar oportuna y adecuadamente. 

Como científico, no me canso de repetir el sabio refrán que dice “Quien parcialmente conoce parcialmente juzga”. Si queremos trasformar la realidad en profundidad debemos conocerla en profundidad. 

Ahora nos dicen que España “crece” y que, junto con Alemania, “nuestro PIB es el mejor de Europa”.

Excelente… pero, ¿por qué ha aumentado el PIB? ¿A quién ha beneficiado? 

Recordemos que hace tan solo unos meses nos dijeron que aumentaba el 0.85% (más de la mitad del incremento del que ahora se alardea) por la “incorporación” de a la prostitución y el consumo de drogas…

No olvidemos que el incremento de la “competitividad” no se ha debido a nuestra inversión en investigación, innovación y patentes sino, en buena medida, a una producción con personal altamente cualificado y tan “barato” como el de los países en los que se ha deslocalizado gran parte del quehacer industrial. 

Y a que ha bajado escandalosamente el precio del petróleo, aspecto circunstancial y que no constituye en absoluto “mérito” nacional… 

Y a que en lugar de aumentar el esfuerzo en I+D+i se ha rebajado de forma irresponsable, a pesar de que el Ministerio sigue llamándose de “Economía y Competitividad”. 

Y a que la ayuda al desarrollo ha pasado de 0.5% hace cuatro años a menos del 0.1%, a pesar de lo cual el Ministerio se sigue llamando de “Asuntos Exteriores y Cooperación”. 

Y a que a los recortes en educación (fuente de todos los bienes) han sido –y no parece que vaya a corregirse- de gran calado. 

Y a que muchos ciudadanos que requerían, por su situación de dependencia, ayuda urgente, no la han recibido. 

Y a que los gastos en sanidad –otra de las fuentes ineludibles para una vida digna- han decrecido sustancialmente. 

Y a que la calidad de los empleos en tiempo y retribución ha disminuido. 

Y a que se está privatizando AENA, prosiguiendo la debilitación del Estado-Nación. Ya no nos queda más que el AVE. 

Y a que, según informaciones recientes, se acerca al 27% el número de personas que viven en condiciones de extrema pobreza en España. 

Y a que…

Y a que… 

Por eso creo que sería bueno que supiésemos no sólo la situación verdadera sino las soluciones que se ofrecen para que todos pudiésemos colaborar en la búsqueda de los cambios radicales que, de lleno en la era digital, se avecinan inexorablemente. 

Es imperativo que sepamos para aportar y poner en práctica, apaciblemente pero con apremio, las medidas adecuadas.

2 comentarios

Federico Pomar dijo...

Fantástica reflexión! He tenido la oportunidad de escucharlo en persona en mi Universidad hace unos días (UDC), y me he quedado muy a gusto de saber que mis ideas no están trasnochadas, o por lo menos no soy el único trasnochado. Lo que aquí comenta es un ejemplo más de como las premisas que funcionan en los mercados (productividad y beneficio) se expanden a todos los ámbitos de nuestra sociedad, sin que aparentemente a nadie le importe. Incluso están invadiendo ámbitos tan personales como el de los sentimientos y las emociones. Cada vez hay más cursos y estrategias de como manejar ambas cosas para ser más productivos y según ellos "felices". A veces da miedo pensar comos será la vida de la próxima generación, sobre todo cuando, como en mi caso,tenemos niños pequeños. Claro que ya ahora en otros lugares del planeta...
Gracias
Federico Pomar

24 de febrero de 2015, 15:14
Anónimo dijo...

Y lo del petróleo barato se ha acabado pronto, ¡lo poquito que dura la alegría en la casa del pobre!. Hace dos meses escasos reposté a 0,99 el diesel. Ayer ya estaba otra vez rondando 1,20 y sólo en las distribuidoras más pequeñas se encuentra por debajo de 1,10.

28 de febrero de 2015, 11:08