Sin referentes éticos, Europa a la deriva

martes, 21 de febrero de 2017

Se había advertido por numerosos “vigías” y desde múltiples ángulos de observación que una unión sólo basada en el dinero y en el poder excesivo del “mercado”, sin balizas éticas, desembocaría en el fracaso más estruendoso. No fueron capaces de alcanzar más unión que la monetaria cuando debía ser una unión política, económica, cultural y social. Quienes soñaban con la Europa unida por “principios democráticos” –como establece el preámbulo de la Constitución de la UNESCO- se han visto defraudados. Quienes, como Robert Schumann y Jean Monnet en 1949, proclamaron que “hay que inventar Europa”, no han sido tenidos en cuenta por los políticos del siglo XXI, incapaces de contener el aluvión dinerario. 

¡La excelente Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea!, aprobada en el año 2000, ha sido relegada por los gobernantes y parlamentarios actuales, en lugar de situarla como eje fundamental de sus brújulas, de sus “hojas de ruta”. 

Y así, nos hallamos inermes ante unos hechos socialmente intolerables –el Informe de OXFAM-INTERMON sobre la concentración del poder financiero en muy pocas manos es desolador- y con inadmisibles -e inimaginables, en el caso de España- muestras de insolidaridad y, lo que es más angustioso todavía, con rebrotes de racismo, fobias y fanatismo. La solución está en la democracia y en la educación. La democracia genuina brilla por su ausencia. Pretenden basarla exclusivamente en las urnas en lugar de hacerlo en los valores éticos esenciales de la igual dignidad de todos los seres humanos, la justicia, la libertad y la solidaridad. Así lo propusimos hace ya algún tiempo en un proyecto de Declaración que abarca la democracia ética, social, política, económica, cultural e internacional (https://declaraciondemocracia.wordpress.com ). 

La educación –para forjar ciudadanos del mundo “libres y responsables”- debe estar orientada para “ser” y no para “tener”. Ser plenamente para ejercer sin cortapisas las facultades distintivas de la especie humana: reflexionar, imaginar, innovar, ¡crear! Y actuar en virtud de las propias decisiones y nunca más al dictado de nadie ni de dogma alguno. 

La tecnología digital debe hallarse al servicio de los seres humanos y no al contrario. 

Sí: cada ser humano libre y responsable, capaz de crear y de llevar en sus manos las riendas de su destino, nuestra esperanza. La única esperanza para esclarecer horizontes hoy tan sombríos.

3 comentarios

Se a escogido el peor camino posible, el del egoismo, el de la codicia y la injusticia: por ahí no vamos a ninguna parte o mejor dicho hacia nuestra propia destrucción. El camino del sentido común, de la Unidad de la Humanidad, de la cooperación...así cada vez hay más sufrimiento humano innecesario...Pero no perdamos la esperanza y que nuestros actos sean por la Paz y la justicia, empujemos junto a muchos que en todas las áreas lo están haciendo. Muchas gracias por sus excelentes posts Sr. Federico.

22 de febrero de 2017, 13:24

Yo realmente no veo a los dirigentes tan incompetentes como para no darse cuenta de estas cosas, ..ganar elecciones no es fácil. Partiendo de esta premisa, uno intuye por tanto que el sistema está ya blindado, y que el Fútbol existe precisamente para que la gente se enoje porque su equipo pierda por un penalti no pitado,.. y lo de ¨Europa¨, ¨sociedad¨, ¨injusticia¨ o ¨dignidad humana¨, son ya conceptos lejanos que quedan relegados a un tercer o cuarto orden. ..Y por eso la Educación no interesa, ..ni el libre pensamiento,.. ni tan siquiera la oportunidad de ejercerlo a quien todavía pretenda hacerlo.

Con todo ello, la pregunta sería más bien si esto está ya perfectamente establecido así, o si por el contrario los que todavía pueden, van a echar el resto por intentarlo. ..Me da miedo pensar que no sea así.

Un abrazo Sr. Federico, leerle por lo menos da esperanzas de ver que alguien todavía se preocupa por estas cosas.

23 de febrero de 2017, 18:15
Juliana Luisa dijo...

A mi juicio, no estamos en una democracia, sino en una mercadocracia. Solo los ciudadanos, como usted dice con frecuencia, podemos cambiar la situación. Quiero pensar que hay muchos ciudadanos que están haciendo muchas cosas, aunque para la prensa no alcanzan la categoría de noticias.

Un saludo

25 de febrero de 2017, 18:00