¡Y no nos olvidemos de Forges!

martes, 27 de febrero de 2018

Si alguno de los que se nos van se quedan luminosamente entre nosotros, es Forges.

Sus viñetas nos han hecho reflexionar, sentir, abrir manos y mente. “Y no te olvides de Haití, y no te olvides de Somalia” el 22 de diciembre de 2011 escribí este blog:

En tiempos de tanto olvido, de tanto mirar hacia otro lado, de tanto ser espectador impasible, quiero reiterar mi gratitud a quienes, como Forges, nos recuerdan cada día lo que deberíamos tener todos presente en nuestra mente y corazón para, progresivamente, comportarnos de otro modo. Haití y Somalia, los habitantes de estos dos países requieren muestras de solidaridad, particularmente de quienes viven en los barrios más prósperos de la Tierra que, con gran frecuencia, se dejan manipular por informaciones que les convierten en simples receptores sin capacidad de reacción, sin coraje para dejar de pensar tanto en sí mismos y volver su mirada a los más necesitados. Hacerlo tiene muchas ventajas ya que no sólo se aprecia más lo que se tiene sino que se conocen las precariedades del prójimo.



Con insistencia ejemplar, Forges nos señala los auténticos desafíos que deberíamos tener en cuenta y adoptarlos como propios, especialmente cuando celebramos, aunque acosados por los mercados -¡qué inmenso error haber sustituido los valores éticos por los bursátiles en la década de los ochenta!-, fiestas navideñas y nos deseamos los mejores augurios (a pesar de los pesares) para el año 2012.

Haití y Somalia… y todos los que viven en condiciones difícilmente calificables como humanas: si realmente les atendemos, nos sentiremos mejor. Tener en cuenta todas las vidas y no sólo la propia. El recordatorio de Forges es el mejor mensaje para el Año Nuevo.

Sí, viñetas como éstas valen más que cien sermones.
Ha dibujado el mundo y a cada uno de nosotros con bondad sin límites.




1 comentario

Manuel Valero dijo...

Estimado señor:
Mi nombre es Manuel Valero. Desempeño el cargo, ni lo ostento ni lo detento, de director de un colegio público que lleva su nombre, ubicado en la ciudad de Albacete. Me gustaría ponerme en contacto con usted. Si lo considera oportuno, le ruego que me indique una dirección de correo electrónico a través de la cual pudiéramos establecer una comunicación.
Un cordial saludo.

12 de marzo de 2018, 16:20