Almudena Grandes, inmarcesible voz de “Nosotros, los pueblos”

domingo, 28 de noviembre de 2021

Almudena se ha ausentado, pero su palabra seguirá siempre presente. Conocedora de todas las edades, sensible a todas las sensibilidades, confortadora de todos los corazones, paciente con todo tipo de pacientes… y, sobre todo, incansable promotora de la igual dignidad de todos los seres humanos. Éste fue el pilar, la base, de todos sus lúcidos mensajes, tan bellamente expresados. Al filo de las certezas e incertidumbres, la libertad humana, el gran don…

La mujer, ahora más que nunca en el pasado, con alas fuertes y grandes para elevarse lo suficiente, incluso a contraviento, para conocer bien la realidad y decidir con plena autonomía. Vivir intensamente y caminar “con el amor a cuestas”, como preconizaba Miguel Hernández, de quien ella y Luis García Montero aprendieron a querer a y querer con, que es el querer supremo.

Almudena Grandes, escribir para “aprojimarse”, para que, en último término, podamos seguir –seguir es imperativo, según Pedro Salinas- sembrando semillas de esperanza, para que descubramos la desmesura creativa humana y lo que somos a veces y lo que podemos llegar a ser.

En “Modelos de mujer” Almudena nos demostró que todas sin exclusión, pueden vivir intensamente el misterio de la vida. Y, en “Los besos en el pan” pone de manifiesto que es esencial, por mucho que tengamos, besar el nuestro y procurar que muchos, muchos, puedan besar el suyo. Luis, “En pie de paz”, nos ha permitido, al mismo tiempo, pensar que todos los jardines pueden ser, si tenemos ánimo de cultivarlos, nuestros jardines.

Temprano te has vuelto invisible pero tu luz permanecerá. En marzo de 1994, al morir físicamente Melina Mercuri, le dediqué un poema del que extraigo para ti, inolvidable Almudena, los siguientes versos:

“¿Se apagan las estrellas?

No.

Las estrellas mueren,

pero no se apagan.

No dejan

de iluminar

nuestros senderos

ni de inspirar

nuestras canciones…

Sus ojos se han cerrado,

pero ni su voz

ni su luz

se han apagado.

Las estrellas mueren

pero no se apagan”.

2 comentarios

Aupa ALMU!

Que nadie visite mis huesos/y suspire por mi muerte./Quienes me quisieron/recuerden lo que he querido/y por lo que he luchado/y no abandonen nunca/las posiciones en que se dirime/la dignidad del hombre./No hay tiempo para el llanto:/hay que construir día y noche/el nuevo lugar de nuestro anhelo.

(Federico Mayor Zaragoza, 3/2/1984)

29 de noviembre de 2021, 8:41