¿Más de lo mismo? ¡No!

viernes, 8 de enero de 2010

Alerta: hay que evitar la “segunda ola”


Si se acepta que los financieros se conviertan de nuevo en los amos del mundo, la economía especulativa virtual volverá a hacer estragos. Y llegará la segunda ola más pronto de lo que pensamos. Los paraísos fiscales siguen repletos, inaccesibles, intocables.


Les han “rescatado”… sin asegurarse que su “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, ya no volverán a crear problemas porque los sistemas de vigilancia y regulación lo impedirían.


Pero la economía virtual es de tal magnitud y el poder financiero tan fuera de escala, que si no se toman drásticas medidas puede verse gravemente afectado el destino común de la humanidad.


Corremos el riesgo de tener más de lo mismo: las mismas fuentes energéticas, los mismos transportes para los mismos consumidores, los mismos productos y bienes para los que habitan en el barrio próspero de la “aldea global”.


Parecen no darse cuenta de que se trata de un cambio sistémico y no de ciertas “reparaciones” en el capitalismo que ha desembocado en la gravísima situación actual. Es ridículo que estemos discutiendo días y días para que, por fin, como un gran éxito, la Unión Europea aporte para hacer frente al cambio climático la misma cantidad que se invierte en armas en sólo tres días actualmente.


Los Estados Unidos de Norteamérica, en el año 2007, invirtieron más de 800 mil millones de dólares en gastos militares. Luego igual cantidad para el “rescate” de los bancos de economía especulativa… ¿Y cuánto pueden ahora contribuir para sanar las heridas de la Madre Tierra y dejar a las generaciones venideras un mundo habitable?.


Es apremiante, pues, que los Estados impongan la supresión de los paraísos fiscales; que, al menos parcialmente, se reduzca la economía especulativa y se amplíe la producción y el consumo en amplios sectores de la población mediante un plan global de desarrollo sostenible, con fuertes inversiones en energías renovables, en producción de alimentos y agua, en salud, en transporte eléctrico, en la protección del medio ambiente, en viviendas ecológicas… Al desarme nuclear, tan bien liderado por el Presidente Obama, deberá unirse la rápida reducción de los arsenales militares (por cierto, se trata de armamento propio de guerras convencionales pretéritas, inadecuado totalmente para las confrontaciones presentes) que hoy, por la extraordinaria magnitud de los gastos que conllevan, representan –no me cansaré de repetirlo- más de 3 mil millones de dólares al día mientras mueren de hambre más de 60 mil personas.


Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos. Pero necesitamos un marco ético jurídico a escala supranacional que tenga la autoridad y los recursos para poner orden en tantos desmanes actuales (tráficos de toda índole -¡personas incluidas!-, depredación del medio ambiente…). Unas Naciones Unidas reforzadas deben incluir plenamente a la Organización Mundial del Comercio, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, y sustituir a los “globalizadores” de los G-7, G-8, G-20… que tantos perjuicios han causado.


Exijamos el cambio. Y estemos alerta porque la segunda ola, si les dejamos hacer, podría irrumpir de nuevo en nuestras vidas, aumentando todavía los actuales desgarros sociales.


El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto.


El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse. Debemos fijar una fecha no lejana para que sean millones los ciudadanos que, a través de los medios informáticos de comunicación, a través de manifestaciones y actos de la más diversa índole, levanten la voz, pacífica pero firmemente. Se cumpliría así el inicio de la Carta de las Naciones Unidas: “Nosotros, los pueblos…”.

24 comentarios

cancelado dijo...

Don Federico, he de decirle que me gusta lo que dice.
Yo tampoco me canso de leerle y escucharle cada vez que tengo ocasión.

¡Ánimo, que no está solo!

Y gracias por decir lo que piensa y siente.

Jesús Ramírez

8 de enero de 2010, 14:53
Anónimo dijo...

Don Federico. Soy un independiente algo chocante, con un plan llamativo para afrontar la globalización.

Me gustaría cartearme con usted para foguear mis argumentos con una persona bien contactada y relacionada en las relaciones internacionales.

Puede usted ver algo de lo que pienso en la página www.ciudadaniaparatodos.org y en las novelas El rey global, globo-tierra y la guerra de las marcas.

A las que puede usted acceder a través de este enlace; http://www.disemdi.com/2010/01/08/estreno-mundial-de-el-rey-global/
Para esta invitación a la lectura, me baso en que se que será usted un hombre curioso.

Ayudeme a popularizar estos conceptos, aunque sea discutiendolos, le agradeceré una segunda carta.

un saludo.
José Guillermo Chacón Montes.

8 de enero de 2010, 23:49
Ramon.M.S. dijo...

Si de esta crisis hemos de sacar algo positivo es de la necesidad y la oportunidad de hacer reformas, en muchos ámbitos (arquitectura financiera,instituciones supranacionales, dotar de mas fuerza legal al BPI, justicia internacional a nivel global, listas abiertas) todas las medidas para que como nos indica "la ciudadanía tenga voz"

9 de enero de 2010, 3:18
Anónimo dijo...

Para que una acción, APC (acción pacifica ciudadana) tenga éxito, primero la ciudadanía debe estar bien informada de los futuros escenarios posibles.

9 de enero de 2010, 3:42
Anónimo dijo...

Es necesario esta APC, porque la historia económica, la historia del pensamiento económico, nos sitúa en los debates de Ortega y Gasset, en aquella época, se quedaron en avisos.Veremos que pasa en nuestra época.
Gracias por darnos la oportunidad de compartir este espacio.
Ramón

9 de enero de 2010, 3:47

Mientras la Industria de la Guerra siga generando 3000 millones de dólares al día, y la Industria de la Paz se sostenga desde voluntarios y ayudas "de saldo", sólo puedo decir que ésta será siempre una lucha de un David contra 10 Goliaths. "Armas" y "Paz" son dos pesos hoy en día totalmente contraopuestos en este sistema financiero mundial que rige la balanza de nuestra Humanidad; ésa que separa "lo rentable" de lo que financieramente genera una "carga" como inversión.

Tristemente son las armas las que nos están dando de comer, como sector motriz de este sistema aborrecedor (junto a los coches, bancos o energía) que premia a unos pocos voraces e insaciables de poder. La Paz no sólo no da de comer, no sólo no genera poder, y no sólo no crea perspectiva de futuro, sino que incluso se convierte en algo conceptualmente no rentable, residual; no interesa en absoluto, y hasta genera desconfianza y falta de credibilidad. Este es un FALLO MORTAL del sistema socio-económico, que conceptualmente nos condena de forma muy preocupante a seguir armándonos y armándonos hasta el día en que ya no haya más beneficios a repartir por un mercado ya saturado. Ese día, por pura lógica de mercado, llegará alguna vez más pronto que tarde al ritmo que vamos. Y me temo que ese hipotético día tenemos que empezar a imaginárnoslo desde ya si queremos corregir rumbos, señal inequívoca de que estamos yendo por un mal camino, y que la marcha atrás es por tanto cada vez más difícil de dar. Está todavía en nuestras manos empezar a descubrir cómo termina todo esto.

"Acabamos con la guerra, o la guerra acabará con nosotros". (H.G. Wells).

Un abrazo muy fuerte Sr. Federico. Le admiro siempre por toda la energía que todavía es capaz de derrochar a su edad, máxime cuando veo tanto joven a mi alrededor falto de incentivos, retos, metas, soluciones a aportar. Para ellos la Paz es algo "raro".

Jorge Medina Azcárate
One brother World

9 de enero de 2010, 14:27
Chencho dijo...

Gracias por decir las cosas claras y fomentar la conciencia de lo que está pasando en este planeta. Me sumo a esa labor.

9 de enero de 2010, 17:44

Excelente reflexión.

El filósofo Jordi Pigem, autor del libro “Buena Crisis” (Kairós), dice en una interesante entrevista en la Revista Namaste:

“La economía convencional sigue ignorando que depende de la naturaleza”.

Un saludo

9 de enero de 2010, 18:33
Brian dijo...

Simpatizo con lo que dice, Sr. Zaragoza, pero me temo que no puedo estar de acuerdo con esta afirmación:

«Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos».

El desafío sine qua non para cualquier salida es la limitación demográfica mundial -indolora, por supuesto- y para este desafío no hay medios ni se les espera.

9 de enero de 2010, 19:21
Anónimo dijo...

Hola de nuevo, soy José Guillermo Chacón Montes y le escribo para dejarle mi dirección de email, por si se animan a escribirme; lonuestro27@hotmail.com y que les aproveche la lectura de el rey global, un saludo.
jose guillermo.

9 de enero de 2010, 22:31
Anónimo dijo...

De momento lo único que podemos hacer los que tenemos blogs y somos conscientes de los riesgos,de los posibles escenarios futuros, es editar y reenviar este articulo. Cuantos mas blogs se añadan mejor.
APC -Acción Pacifica Ciudadana-
Ramon.
(senar@senar.net)

10 de enero de 2010, 4:14

Valientes palabras, don Federico. Hay que conocer la realidad para transformarla, y una de las formas es constatar la falacia del actual sistema es ver el incremento de la desigualdad durante las últimas tres décadas. Esto demuestra que el modelo económico seguido desde los años 70 ha sido nefasto en toda la linea, y que todo el aparnte glamour era falso.
En esta misma linea, los intereses de los países dominantes han aplicado una doctrina confrontacional, más que una preocupación por el auténtico destino de la humanidad.

10 de enero de 2010, 20:43
Peter Pan dijo...

Lo que dice parece estar bien y ha sido repetido hasta la extenuación.

Pero al final todo se resume en lo siguiente:
"Confiar el poder o confiar en el poder. He ahí la diferencia entre un alma libre y un espíritu servil."

Mientras no alcancemos a atisbar de que se trata el tener conciencia de ser libres no habrá nada que hacer.
Un saludo

10 de enero de 2010, 23:05
Anónimo dijo...

H. Arendt ya advertía de el conformismo y pasividad de la ciudadania, en contraposición a su ideal, que era el comportamiento ciudadano de los habitantes de la Polis Ateniense.
RqueR

11 de enero de 2010, 17:07
Anónimo dijo...

"El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado"

Sr. Zaragoza, cuando esto sucede, el gobierno siempre hace lo mismo, envía antidisturbios. Por muy pacífica que sea la protesta, cuando la movilización promete cambios, la policía saca la porra, esto lo hacen el PSOE y el PP.
Dese cuenta de que lo que está diciendo desplazaría políticamente a los dos partidos, porque ninguno de ellos va a actuar en el sentido que usted prona.
Es un placer leerle, a menudo lo hago, pero se me baja la alegría cuando le veo complacerse con los liberales que se hacen llamar socialistas.

11 de enero de 2010, 18:32
manuela dijo...

Usted ha puesto palabras a la angustia y desesperación de muchos millones de ciudadanos.
Yo quiero vivir en otro mundo y no quiero que mis hijos tengan que vivir en esta GRAN MENTIRA.
REBELIÓN¡¡ REBELIÓN YA¡¡¡

12 de enero de 2010, 17:09
Ramon dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Hay que actuar ya. Pero hace falta alguien que lidere la actuación, que trace una hoja de ruta para la transición inaplazable hacía este futuro. En un mundo globalizado es preciso que este liderazgo sea mundial. No tendría que sustentarse en personalismos sino en un comité ejecutivo con participación de personalidades de los cinco continentes.
Hay que lanzar un SOS social a nivel mundial.
Soy de los que creo en que otro mundo (una forma justa de gobernar la globalización) no solo es posible sino que es totalmente necesario.

12 de enero de 2010, 19:37
Anónimo dijo...

La gran transición: promesa y señuelo de los tiempos por venir.
Este libro presenta una nueva visión para un mundo sustentable. Describe las raíces históricas, la dinámica actual, los futuros peligros y los caminos alternativos hacia el desarrollo mundial. Apunta uno de estos caminos..
..la Gran Transición...
como ruta preferida e identifica estrategias, agentes del cambio y valores para una nueva agenda mundial.

-El desarrollo mundial ¿nos llevará hacia un mundo de personas, culturas y naturaleza empobrecidas? ¿O habrá una Gran Transición hacia un futuro de vidas enriquecidas, solidaridad humana y sustentabilidad ambiental?

informe:
http://www.world-governance.org/IMG/pdf_Great_TransitionsSPANISH.pdf

http://www.poliedric.tk/

12 de enero de 2010, 20:16
Anónimo dijo...

“la revolución civil, que consiste en que nos enteremos de una cosa: que somos responsables de lo que pasa”“si yo no reacciono no saldré de allí. Si pensáramos de vez en cuando en cuáles son nuestras obligaciones y nos pusiéramos a trabajar en esas obligaciones”...
“Ya hemos dicho que está todo muy mal ¿Seguimos diciéndolo un par de años más o intentamos hacer algo?”...
“exigir a políticos que durante una temporada haya una dirección coordinada. Porque se trata de dirigir a España, no de gobernarla”...
“hay que exigirles que nos digan en qué dirección quieren llevar al país. Ninguno lo ha hecho”...
está produciendo algo gordo en la sociedad: nos hemos acostumbrado a vivir de una manera, y en el momento en que nos cambian la manera de vivir, o lo pasamos mal viviendo de aquella manera, la sociedad se revuelve”.... “la revolución civil, que consiste en que nos enteremos de una cosa: que somos responsables de lo que pasa”
frases del sr. Abadia.

13 de enero de 2010, 19:24

Don Federico,

sus palabras son de persona sabia.

Sería fantástico que las personas fueran capaces de demostrar que su voluntad de vivir en buena convivencia, les da la fuerza para tomar la decisión de actuar conjuntamente y demostrar a los poderes establecidos, que la justicia y los altos valores èticos y morales se pueden poner en práctica. El diálogo entre culturas desde el respeto,la voluntad de compartir lo que nos une y descartar lo que nos separa, debe ser nuestro único objetivo.

Un mundo mejor es posible.

Gracias por compartir sus pensamientos.

Esther Mitjavila

16 de enero de 2010, 0:11
Anónimo dijo...

Sr. Mayor, no hago mías sus reflexiones porque son las mías también desde hace tiempo.

¿Por qué y para qué los paraísos fiscales? ¿De qué y ante quien responden las personas que toman las decisiones al más alto nivel? La economía por la economía sólo conduce a maximizar el beneficio, los costes sociales y todo aquello no cuantificable a corto plazo no cuenta; sin moral de por medio todo vale y la segunda ola, y las siguientes conducirán posiblemente a la destrucción del mundo de nuestros hijos.

Las instituciones y el marco conceptual podríamos aceptar que ya existen (ONU, Banco Mundial...) ahora sólo hay que conseguir que tengan fuerza y crear un sistema democrático real de todos los ciudadanos que permita que dichas instituciones 'cumplan y hagan cumplir’ los fines que tienen encomendados.

Cuando se refiere a la tecnología, creo que especialmente lo hace en referencia a la comunicación a través de internet.

En mi opinión es el medio que podría permitir realizar esa revolución pacífica y civil que oriente y garantice el rumbo del sistema. Es el medio que puede conectar o sintonizar a todas las personas responsables en una misma dirección y hacer a un gran número de ciudadanos a nivel supranacional, corresponsables de su destino.

Estoy con usted y con su revolución.

16 de enero de 2010, 0:44

"Las utopías a menudo no son otra cosa que un anticipo de la verdad". (Alphonse de Lamartine).

16 de enero de 2010, 10:53
jopelin dijo...

En lineas generales totalmente de acuerdo, por plantear en mi entorno cosas parecidas,voy de raro de iluso,esto me satisface, interpreto que estoy en lo cierto,creo que el temor es lo que impide un minimo de intencionalidad de secundar sus y mis ideas, hay que seguir no hay otro camino, es la historia del mundo,la suerte para nosotros es que estamos en el lado confortable y nos hace egoistas, ambiciosos, insolidarios ó nada caritativos segun los sentimientos de cada uno. Mi entorno es el de un trabajador jubilado de 75 años.Tengo el presentimiento de que hay que caer al fondo del pozo para intentar salir, pero el Miedo de que no salgamos algunos de los que nos va bien nos invita a seguir paralizados.

16 de enero de 2010, 20:34
Nuchi Belchí dijo...

No sé qué o cómo podría sumar para acelerar ese "cambio". Pero aquí estoy, con la disponibilidad de mi voluntad decidida y mi tiempo.
Gracias.

17 de enero de 2010, 14:05