¡Peligro!: no hay tiempo para pensar

martes, 5 de octubre de 2010

“Es necesaria la reapropiación del tiempo”

Prof. María Novo.

Pensar es la actividad exclusiva y distintiva de la especie humana. Hacerlo sin cortapisas, sin restricciones, sin condicionamientos, es la expresión de nuestra libertad.

Y actuar en virtud de nuestra reflexión y no al dictado de nadie, es nuestra responsabilidad. “Libres y responsables”, cualidades de las personas “educadas”, según establece la Constitución de la UNESCO.

Educación es “dirigir con sentido la propia vida”, según definición inmejorable de Don Francisco Gines de los Ríos. En consecuencia, los “educados” pueden participar, ser actores y no espectadores impasibles, pusilánimes, obedientes, silenciosos, resignados.

Tiempo para pensar. Para intentar dar respuesta a las preguntas esenciales, aunque no es fácil porque, como escribió Don José Bergamín: "Me encuentro huyendo de mí cuando conmigo me encuentro”.

Y tiempo para observar (es decir, mirar pensando) lo que vemos.

Las noticias se refieren siempre, lógicamente, a lo insólito, a lo extra-ordinario. Aunque sean fidedignas nos trasladan sólo una parte muy pequeña de lo que sucede, del conjunto de la realidad. Tenemos que esforzarnos en ver los “invisibles”.

Pero es que, además, con frecuencia las noticias van “tintadas” del color de quienes las emiten. Noticias sesgadas, falaces.

“Los españoles piensan que”… he oído decir, con reiteración inadmisible, a quienes se arrogan la representación de “los españoles”, cuando en realidad sólo se trata de una parte de los ciudadanos españoles. El resultado suele ser que a la apatía social se añade la política.

Acceso, pues, a la más diversa información y tiempo para meditar sobre los “invisibles” (para poder hacer los “imposibles”, como decía el Prof. B. Lawn, Premio Nobel de la Paz 1985).

Tiempo para comparar, para apreciar lo que tenemos, para darnos cuenta de la “cantidad” de bienestar que tenemos y del “malestar” ajeno.

Tiempo para convertirnos en ciudadanos participativos que no aceptan que otros padezcan los “efectos colaterales” del actual sistema.

Estamos distraídos con el ciberespacio, con la telefonía móvil, con la TV, con las “play station”, con los omnipresentes espectáculos deportivos. El fútbol a todas horas: liga, copa, supercopa, champions, Europa, mundial…! La industria del “entretenimiento adquiere colosales proporciones y puede ser la próxima “burbuja”… Llega a ser casi una adicción… ¿Y cuándo se piensa?, ¿cuándo se imagina?, ¿cuándo se inventa?

Distraídos, olvidando lo que debería recordarse a cada paso. Deber de memoria. Deber de voz: la voz debida.

Para cambiar las actuales tendencias hay que empezar por cambiarnos a nosotros, a nuestro entorno.

Para movilizar a los ciudadanos, para dejar de ser súbditos, sumisos, silenciosos, obedientes, es necesario inventar otro mañana…

¡Alerta! ¿Globalización mental? Tenemos que ofrecer fórmulas alternativas y exigir que la gobernación, a escala local y mundial, sea democrática. ¡No queremos que nos guíen los 6, 7, 8…20 países más ricos del mundo! ¡Queremos unas Naciones Unidas –“Nosotros, los pueblos…” – fuertes y dotadas de los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios!

Queremos guiarnos por principios éticos universales (justicia social, solidaridad…) y no por el mercado. ¡Poder ciudadano, ya!

Termino con otra frase de María Novo: “El gran problema es el N.T.D. (nos tienen distraídos)”.

Pues ya no nos dejaremos distraer tan fácilmente.

5 comentarios

jrmsegunda dijo...

Hola.
Casi siempre toca temas que resultan de mi interés.
Hoy me llama la atención, entre otras cosas, la referencia a: “Los españoles piensan que”…
En la mili me decian "no estas aquí para pensar, tú solo haz lo que te digamos"
También en los trabajos me he encontrado con jefes que decían algo parecido: "aquí, quien piensa soy YO" , sin contar a los "listos/as" de turno que tienden a hablar en nombre de los demás como si no pensaramos.
En una ocasión un entrenador de desarrollo personal comentaba que "en un grupo humano tiene que mandar el que más recursos efectivos tenga para responder al reto del entorno"
Me pregunto ¿los demás no tenemos que pensar?, ¿hacen falta tantos "líderes" que piensen o hablen por nosotros?

5 de octubre de 2010, 21:10
analectas dijo...

Pensar, imaginar, preguntarse qué ocurriría si cambiáramos tal o cual cosa. Por ejemplo: ¿Que ocurriría si elimirámas el dinero físico? Si todo el dinero fuera eletrónico, se prodría controlar el que se emplea en traficos ilegales, (drogas, armas, trata de blancas. El dinero con rastro ya existe es el que usa los currantes a los que les ingresan la nómina y pagan todo con tarjeta. Me gustaría que existiera para que la trasparencia llegara también a todas las ONGs, para seguirles el rastro a nuestro dinero hasta el receptor, o enviarlo directamente.

¿Qué pasaría entonces con la economía sumergida, con la evasión de impuestos? Cuanto más lo pienso, más veo que, aunque tiene inconvenientes, las ventajas son infinitas.

¿que pasaría si se estableciera un nivel mínimo y máximo de renta, por ejemplo de de 1 a 10? Siendo 1 el que garantizara los mínimos dignos aceptados por todos, todo el que aspire a subir de nivel renta tiene que hacer subir antes la renta 1 para guardar la proporción. Todo ello previo establecimiento de servicios publicos básicos garantizados, en salud, educación, en un sentido muy amplio, que incluya la preservación de la vida natural como soporte de la vida humana.

Totalmente de acuerdo hay que pensar y actuar, empezando por sentir la necesidad de cambio de nuestros valores, de nuestros sistemas de representación, y saber que cualquier obra humana puede ser mofificada, creada y OTRO MUNDO MEJOR ES POSIBLE ES POSIBLE..... TODAVÍA.

6 de octubre de 2010, 18:09

Pensar para actuar - actuar para pensar. Todos, sin excepción. No he encontrado nunca a nadie que no sepa pensar.

Enfocar el pensamiento a la paz - ¿y qué la amenazan?
Las culturas, ideologías, religiones, que se consideran absolutas, posesoras de la verdad. Y las diferencias desproporcionadas (como dice Analectas).

Las tareas del pensamiento están pues bastante claras: por un lado, tender puentes, poner en relativo aquello que se cree absoluto. Por otro, reducir y componer las diferencias.

Cordiales saludos,

7 de octubre de 2010, 20:57

Muchas gracias Sr. Zaragoza por poner en palabras y de forma pública lo que muchos pensamos.
Al igual que usted estoy convencida de que es el tiempo de hacernos responsables de nuestros pensamientos y actos. Es tiempo en el que ya no nos vale que piensen por nosotros. Es tiempo en el que muchas personas estamos despertando del adormecimiento general de la sociedad. Es tiempo de apagar la televisión y encender el propio entendimiento de la vida, de la realidad que está detrás de lo que se nos esconde.
Un abrazo, Elvira

8 de octubre de 2010, 13:54
CM dijo...

Queremos guiarnos por principios éticos universales (justicia social, solidaridad…) y no por el mercado. ¡Poder ciudadano, ya!

¿Qué ocurriría si existiesen ideas éticas universales?

¿Qué ocurriría si esas ideas defendiesen los principios éticos universales, o fuesen capaces de amplificar los significados que asociamos a dichos principios?

¿Qué pasaría si esos principios, con la descripción capaz de ofrecer un razonamiento universal, alertasen al ciudadano respecto al comportamiento sibilino y destructor de soluciones interpretables en contradicción con dichas ideas universales?

¿Qué pasaría si existiesen "núcleos" que pudiesen contener ideas universales a modo de cargas capaces de ofrecer una descripción de los acontecimientos sociales, políticos, humanos, biológicos?

¿Qué pasaría si existiesen y se dieran a conocer esos núcleos para con sus soluciones acceder a una descripción acorde a los sentidos de cualquier inteligencia lógica y coherente?

Un aforismo es un núcleo que establece un principio para que aceptemos su fin. CM

¿Cómo se puede destruir un razonamiento si es verdad, si nos permite comprender mejor la realidad, en cualquier dimensión?

Un saludo, maestro.

Tenemos que esforzarnos en ver los “invisibles” porque "Si te secuestran la imaginación no te preguntes dónde está lo que no comprendes". CM

8 de octubre de 2010, 14:47