“La marea virtual” y las próximas elecciones. Ciudadanos “libres y responsables”

miércoles, 18 de mayo de 2011

Así es como la Constitución de la UNESCO, en su artículo primero, define a los seres humanos educados. Liberados del miedo, de la superstición, de la ignorancia y de la altanería, y responsables, conocedores de la realidad, para actuar solidariamente con las generaciones presentes y las venideras, para no dejarse embaucar ni distraer, para comportarse en virtud de las propias reflexiones. Para ser –debo insistir en ello- ciudadanos y no súbditos, actores y no espectadores.

Pues bien: desde hace años hemos venido insistiendo en la importancia, para la consolidación de la democracia, de la participación ciudadana, de tal manera que, además de ser contados en los comicios electorales, en las urnas, seamos tenidos en cuenta por los gobernantes, ya que en esto consiste, precisamente, la genuina democracia: tener en cuenta constantemente a los ciudadanos y no sólo contarlos por los votos emitidos cada x años. Votar, votar, desde luego, para cumplir con un deber cívico esencial y procurar que los parlamentos y gobiernos reflejen fielmente la voluntad de los ciudadanos, sin imposiciones partidistas. Pero, sobre todo, ir construyendo la “nueva ciudadanía”, la que opina constantemente a través del ciberespacio, la que, por fin, puede expresarse sin cortapisas, abiertamente.

Hacía años que se veía venir, pero todos los avisos han sido, como ocurre normalmente, desoídos. El impacto de la participación virtual hubiera debido alertar a los políticos y orientar a la sociedad civil, que vivía el amanecer del poder ciudadano. Demasiado preocupados por el acoso del mercado los primeros, y los segundos distraídos en demasía por el inmenso poder mediático, no se han dado cuenta del nuevo mundo virtual en el que nos hallamos hasta que la marea llega a sus puertas.

Se ha llamado “primavera árabe” o “revuelta democrática árabe” a lo que, en realidad, era el principio de una “primavera” mundial, de un nuevo comienzo, que debe ser pacífico, que debe procurar que la voz ciudadana se escuche a escala municipal, regional, nacional, mundial. Escucharles, entenderles, atenderles

Las instituciones democráticas genuinas –todo poder emana del pueblo- deben alegrarse de esta nueva capacidad de participación, de tal forma que la vida parlamentaria, la palabra, sea el gran fundamento del otro mundo posible en el que soñábamos… y que ahora está convirtiéndose en realidad.

Así mismo, a nivel planetario unas Naciones Unidas refundadas, con amplia participación popular (“Nosotros, los pueblos…”) y unos Consejos de Seguridad que extiendan sus atribuciones al ámbito medioambiental y económico, de tal forma que cumplamos el compromiso supremo intergeneracional, dejando un legado apropiado a nuestros descendientes.

Marea virtual… “ciudadanos libres y responsables”… evolución serena pero firme mediante acciones concretas y apremiantes –eliminación de los grupos plutocráticos (G8, G20…), regulación de los flujos financieros y cancelación inmediata de los paraísos fiscales; restablecimiento de la acción política solvente, evitando la prevalencia y acoso de los mercados; justicia social….-. Todo ello permitirá en breve plazo superar la crisis sistémica que estamos enfrentando, de tal modo que –vale la pena repetirlo- no se trate tan sólo de una época de cambio sino de un cambio de época.

11 comentarios

jrmsegunda dijo...

Excelente el primer párrafo del escrito de hoy. Lo suscribo y en ello trabajo día a día, momento a momento. Ánimo! Un mundo mejor es posible si empezamos cambiando uno mismo. Lo bueno también se contagia.
Saludos

18 de mayo de 2011, 16:05
Juan Pardo dijo...

¿Como se hace para deshacer un sistema tan bien tramado?. No se trata de quitarle el poder a unos personajes, pondrán a otros.
Como consumidores podemos ser selectivos pero hasta cierto punto. Los servicios básicos son los que mejor amarrados tienen. No podemos ni siquiera manejar nuestro dinero, por que no existe, siempre dependemos de los bancos.
Creo que como primer objetivo de cualquier movimiento debería ser la nacionalización de los bancos, y la oferta de servicios públicos en competencia con los privados, sin concesiones de capital público a entidades privadas, del ámbito que sean.

18 de mayo de 2011, 16:12
Jesús Cuenca dijo...

Una acción concreta fue la del 15 de mayo en Barcelona por ciudadanos libres , responsables y ademas bien informados. Para revelarse contra un sistema que devora no solo el dinero sino la energía vital de la juventud y la ilusión. Una respuesta inteligente y cívica que como podemos ver tiene continuidad.
Saludos y felicidades por sus artículos.

18 de mayo de 2011, 19:32

Finalmente las personas se han puesto en movimiento.
Digamos ¡basta!

Cordiales saludos,

19 de mayo de 2011, 6:55

HIP,HIP,HURRA!!NO ESTAMOS TAN SOLOS.
ME GUSTA MUCHO TU ARTÍCULO.ME DA ÁNIMO PARA SEGUIR,AUNQUE EN EL FONDO SÉ QUE NO SOMOS DE LOS QUE ABANDONAN,PERO A VECES CUESTA.
UN NUEVO MUNDO,ESPERANZA Y JUSTICIA,QUE MÁS SE PUEDE PEDIR

19 de mayo de 2011, 17:17
Sholeh Hejazi dijo...

Los movimientos de la ciudadanía necesitan verse traducidos por los 'líderes intelectuales' de la sociedad para confirmar el adecuado camino emprendido. Por eso gracias Federico por tu análisis.

20 de mayo de 2011, 10:48
Anónimo dijo...

A mi entender el "movimiento 15M" necesita un representante desinteresado para canalizar sus propuestas, ideas e iniciativas.
Usted por su experiencia, por su crítica constructiva del sistema, su prestigio y contactos, puede ser una gran cabeza visible de este movimiento popular. Puede ayudar a su pais.

20 de mayo de 2011, 23:43
Anónimo dijo...

A mi entender el "movimiento 15M" necesita un representante desinteresado para canalizar sus propuestas, ideas e iniciativas.
Usted por su experiencia, por su crítica constructiva del sistema, su prestigio y contactos, puede ser una gran cabeza visible de este movimiento popular. Puede ayudar a su pais.

20 de mayo de 2011, 23:43
Marian Muñoz dijo...

Yo también creo, como Anónimo, que usted sería un buen representante de este movimiento, Sr. Zaragoza. Le animo a que tome las riendas.

22 de mayo de 2011, 9:55
Anónimo dijo...

Este movimiento catártico es sin duda una MARAVILLA!!!, Federico, vd siempre habla que no estamos ante una era de cambio, sino ante un CAMBIO DE ERA, y esto cre que lo demuestra claramente. He escuchado muchas ideas de continuidad y se habla de que si tiene que surgir un nuevo partido que representase a este movimiento.... Mi reflexión es que no creo que toda la gran diversidad existente en este movimiento puede reflejarse exclusivamente en un único partido. ¿Por qué no TODOS los partidos existentes, y alguno nuevo, por supuesto, integran en sus programas la gestión de este movimiento ciudadano?, cada uno desde su ideología pero con un claro punto en común: una nueva gobernanza, una nueva forma de hacer gobierno.

22 de mayo de 2011, 12:28
Antonia Herrero dijo...

Desde hace tiempo me encanta escucharte,a diferencia de lo que pasa con los políticos actuales, cuyo discurso me parece cada vez más mezquino y de poca altura intelectual. ¿Porqué no eres tú un político? ¿Porqué no fundas un partido político? Yo, te voto.

11 de junio de 2011, 20:15