Acción serena para el triunfo de la expresión ciudadana

jueves, 16 de junio de 2011

Ayer se cumplieron 34 años de las primeras elecciones democráticas en España tras un prolongado periodo en el que las urnas brillaron por su ausencia. Es un día a recordar y para rendir tributo, sobre todo, a quienes dejaron en la transición, voluntariamente, lúcidamente, solidariamente, trozos, a veces grandes, de su túnica. Por primera vez en muchos años se vivió el júbilo de comprobar que la voluntad de los ciudadanos podía expresarse libremente. Y ayer, en Barcelona, transcurridos 34 años, miles de personas se manifestaron ante las rejas del recinto del Parlament.

La fuerza del pueblo está en el número, en la proclamación tranquila pero firme de sus deseos, de sus protestas y de sus propuestas. La acción serena que desde el 15 de mayo se ha extendido desde la Puerta del Sol a plazas y calles de tantas ciudades españolas y extranjeras constituye para todos un motivo de satisfacción porque ya era hora de pasar de espectadores impasibles, de testigos ahormados, de receptores distraídos a actores, a emisores, a participantes. De súbditos a ciudadanos.

A principios de la década de los 90, cuando la moderna tecnología de la comunicación y en particular internet y la telefonía móvil pusieron al alcance de los ciudadanos la capacidad de participación no presencial, estaba claro que se avecinaban tiempos fascinantes, y que el siglo XXI podría ser, por fin, el siglo de la gente, de la democracia genuina, de la que de forma permanente escucha y actúa en virtud de la voz de los pueblos.

La democracia real no es la que existe, sino aquella que refleja fidedignamente la voluntad de la gente. He repetido con frecuencia que en las elecciones (y voy a votar siempre, porque es uno de los pilares de la representación popular) nos cuentan pero que luego, a menudo, no contamos, no somos tenidos en cuenta. Sobre todo cuando, como ahora acontece, los medios de comunicación transmiten, tanto en la prensa como de forma audiovisual, versiones muy deformadas de la realidad, de lo que sucede.

No cabe duda de que la democracia a escala local, nacional y mundial es manifiestamente mejorable. Hasta ahora era muy difícil participar. Ahora ya no lo es. Por ello es muy lógico que, muy pronto, sean centenares de miles y millones los ciudadanos de todos los países que expresen su asentimiento y disentimiento, sus proyectos y propuestas a través del ciberespacio, teniendo una gran capacidad de convocatoria y movilización. La democracia saldrá beneficiada porque será la voluntad popular la que pondrá coto al acoso actual de los mercados y las agencias de calificación sobre los gobernantes; reformará, allí donde proceda, las pautas electorales y suprimirá los paraísos fiscales; transformará una economía de especulación y guerra (4.000 millones de dólares al día) en una economía de desarrollo global sostenible; fomentará la educación que permite dirigir con sentido la propia vida y actuar en virtud de la reflexión personal.

Pero todo esto vendrá de la acción serena, nunca de la violencia ni del forcejeo. En Madrid y otros muchos lugares de España, el comportamiento de vigilantes y vigilados ha sido, en general, excelente. Deseo vivamente que, a partir de ahora, lo mismo pueda decirse de Barcelona. Ojalá, después de 34 años, pueda remozarse la vida democrática española. Ojalá la imagen inicial del 15-M permanezca para garantizar el triunfo de la expresión ciudadana, una contribución que no se hará utilizando la fuerza.

El 15-M puede representar una gran inflexión en favor de la evolución, contra la inercia que consiste en querer seguir aplicando fórmulas de antaño a los problemas de hoy. La evolución permite cambiar lo que debe cambiarse y conservar lo que debe conservarse. La alternativa es la revolución, y (me gusta insistir en ello) la diferencia es la "r" de responsabilidad.

El por-venir está por-hacer. Seamos capaces de inventarlo.

Artículo publicado en "elPeriódico.com", 15 junio 2011

11 comentarios

Juliana Luisa dijo...

Estoy de acuerdo con usted, pero se necesita la implicación de muchas más personas no sólo de España, sino de todo el mundo. Usted sabe mejor que nadie que el actual sistema económica y social nos ha llevado a un sistema en el que los gobiernos no gobiernan, están gobernados por el FMI, el BCE (en caso de Europa), el Banco Mundial, la OMC (que procura estar en la sombra), etcétera. Está ien que se pida una modificación de nuestro sistema electoral, pero eso no arreglará nada. Los tiros deben apuntar más alto.

16 de junio de 2011, 18:19
sal constans dijo...

Catalunya (els catalans ) no te llibertat, sense aquesta llibertat, espanya mai podrà ser democràtica i ergo mai tindrà la Pau que tota societat necessita per ser próspera.

16 de junio de 2011, 19:16
Anónimo dijo...

los tiros deben apuntar más alto, sí señor. Una Catalunya independiente estaría igualmente bajo el yugo de los mercados o es que van a mutar mágicamente políticos y banqueros por gobernar una región menor? A Islandia me remito.

17 de junio de 2011, 7:56
Mar Nofler dijo...

me gustaría saber su opinión sobre el debate que se ha creado sobre el empleo en EQUO, una nueva posición política que está pisando fuerte con el ex-director de Greenpeace al frente, el debate en su blog no tiene desperdicio , muchas cosas interesantes se están diciendo sobre el problema del empleo. Gracias, un saludo

17 de junio de 2011, 8:41
Juan Pardo dijo...

No tengo duda que el movimiento 15M seguirá siendo pacífico. Eso no quita que en un momento determinado se sumen a ese movimiento individuos violentos. Tampoco sería de extrañar que la violencia que se vio en la calle no la provocaran los manifestantes, la policía que estaba infiltrada no se que estaban haciendo, pero estaban todos juntos y llamaron mucho la atención de los manifestantes pacíficos.
De todas formas la violencia más radical no se vio en la calle, si no en el Parlament. Los recortes en derechos básicos como sanidad y salud son un atentado contra la ciudadanía, que a la larga solo van a conseguir el empobrecimiento de la población, el aumento de la desesperación y la radicalización de la respuesta popular.
Lo más triste de lo que vivimos ayer es que ningún medio de comunicación de ninguna tendencia se hizo eco de esa violencia. Los palos en la calle, ¿no estarían pensados para desviar la atención de la gente del verdadero crimen que se cometió ayer desde los escaños?.

17 de junio de 2011, 10:04
Andreas dijo...

juan pardo: absolutamente de acuerdo

17 de junio de 2011, 15:12
Anónimo dijo...

violencia la que hacen los políticos echando a la policía a pegar hostias a todo el que se cruce en su camino

18 de junio de 2011, 8:23

MUY BELLO RECUERDO.CUANTAS VERDADES.
PERO QUE FACTURA NOS HICIERON PAGAR A ALGUNOS.PERO BUENO,AL MENOS PODEMOS CONTARLO Y ALGUNAS COSAS HAN CAMBIADO.
QUEDA UN LARGO CAMINO,PERO SEGUIREMOS CREANDO NUESTRO FUTURO.
FELICIDADES!!

18 de junio de 2011, 13:17
Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con su artículo. Vea como la juventud sabe lo quiere: http://www.youtube.com/watch?v=_L4zeQXq9dk

21 de junio de 2011, 20:57
Camino a Gaia dijo...

Estamos generando algo mas grande que una democracia para todos frente a la democracia solo para ricos de las bolsas y los mercado. Estamos haciendo realidad la precipitación de una mente colectiva y global.

Dejando a un lado consideraciones morales, la no-violencia es el campo de batalla donde solo cuentan la verdad, la dignidad y el respeto. En ese escenario se ganan las batallas para un nuevo mundo, salir de ahí es entrar en una emboscada, en un escenario donde la humanidad ha perdido siempre.

22 de junio de 2011, 18:22
agustín de cáceres dijo...

mientras no se cree un Estado global, casi nada va a cambiar. Son los cientos de Estados existentes los que sostienen este sistema decadente

24 de junio de 2011, 0:01