Artículos interesantes sobre Grecia

miércoles, 1 de julio de 2015

Se han escrito artículos muy interesantes sobre Grecia, entre ellos:


-"Amor a Grecia" Julio Llamazares (El País, 29 de junio de 2015)

De acuerdo: Grecia nos debe a los europeos (a mí no me debe nada, que conste) no sé cuántos miles de millones de euros, pero ¿cuánto les debe Europa a los griegos? ¿Alguien en el Parlamento de Bruselas, o en el Banco Central Europeo, o en cualquiera de los Gobiernos de los países que integran Europa, se ha parado a pensar un momento en la deuda que los europeos tenemos con Grecia desde tiempo inmemorial y sin saldar? (continuar leyendo)

-"Obligar a Grecia a ceder" Joseph Stiglitz (El País, 30 de junio de 2015)

Las rencillas actuales en Europa pueden parecer el desenlace inevitable del amargo enfrentamiento entre Grecia y sus acreedores. En realidad, los dirigentes europeos están empezando a mostrar verdaderamente por qué se pelean: por el poder y la democracia, mucho más que por el dinero y la economía. Los resultados económicos del programa que la troika impuso a Grecia hace cinco años han sido terribles, con un descenso del 25% del PIB nacional. La tasa de desempleo juvenil alcanza ya el 60%. No se me ocurre ninguna otra depresión en la historia que haya sido tan deliberada y haya tenido consecuencias tan catastróficas. (continuar leyendo)

-"La camisa de fuerza dorada" Joaquín Estefanía (El País, 1 de julio de 2015)

Cómo se gestiona la tensión entre una democracia nacional y la pertenencia a un club supranacional como es la eurozona. Esta es la cuestión que, en última instancia, se dirime estos días en Grecia. En su acrítica oda a la globalización, publicada a principios de siglo, el analista norteamericano Thomas Friedman afirmaba que aquélla obliga a todos los países a ponerse una “camisa de fuerza dorada”. Si a tu país aún no le han tomado las medidas para hacerle una, lo harán pronto, y cuando te la pones suceden dos cosas, “tu economía mejora y tu política se encoge”. Puesto que la globalización no permite que los países se desvíen de sus reglas, la política nacional se reduciría a elegir entre Cola-Cola y Pepsi-Cola. 

Da igual Samaras que Tsipras. El problema surge cuando la política se encoge y la economía empeora: Grecia. La mayoría, que había mirado hacia otro lado mientras las cosas fueron bien, exige y se pregunta. ¿Es el euro la camisa de fuerza dorada europea?, ¿es compatible con el modelo social europeo? (continuar leyendo)