“Me duele este niño hambriento como una grandiosa espina”

lunes, 4 de abril de 2016

Miguel Hernández en “Viento de Pueblo”, “El niño yuntero”
 

Cada día, al levantarnos, debemos pensar en la mirada de esos niños refugiados y migrantes en los que estamos plantando semillas de animadversión y odio. Cada amanecer, sentir la herida de los miles de seres humanos que morirán hoy de hambre y desamparo. Homicidio oculto, que los medios de comunicación no nos manifiestan como deberían. Aunque no lo parezca por las noticias, tan discriminatorias y desproporcionadas, toda vida vale lo mismo y toda muerte vale también lo mismo. 

Cuando tengamos presentes a todos los niños hambrientos "como una grandiosa espina” empezaremos a actuar de tal modo que se produzcan los cambios radicales que son inaplazables. Y dejaremos de vivir con el inmenso peso en la conciencia de consentir que se inviertan todos los días miles de millones de dólares en gastos militares y armas… y que menos de un centenar de personas tenga una riqueza mayor que la de la mitad de la humanidad… Con-vivir, com-partir!... 

Cuando sean muchos los que dediquen unos momentos a pensar… y a sentir “la grandiosa herida”, el clamor popular será irresistible.

3 comentarios

Víctor Pérez dijo...

Sordos, ciegos y mudos

Sordos ante los gritos de dolor
Ciegos ante la desesperación de unas vidas
Que luchan por la supervivencia
Mudos ante la necesidad de clamar justicia
Asistimos indiferentes a la muestra del infortunio
Que a nuestras puertas llama pidiendo solidaridad
Aparentamos que no va con nosotros
Cerca está nuestro clamor pidiendo ayuda
Ciegos, sordos y mudos nos recibirán por igual
Como premio a nuestro silencio.

5 de abril de 2016, 6:06
Anacanta dijo...

La miseria, siempre empieza por arriba.

Un saludo

10 de abril de 2016, 21:57
Anacanta dijo...

La miseria, siempre empieza por arriba.

Un saludo

10 de abril de 2016, 22:00