A vuela pluma (V) REBELIÓN EN EL CIBERESPACIO

jueves, 25 de marzo de 2010

I

Hasta ahora era muy difícil para los ciudadanos expresar su opinión sin cortapisas. Las urnas -que ya es mucho- se están quedando en poco. La cantidad inmensa de información disponible, procedente de todo el mundo y en tiempo real, no puede amilanarnos y reducirnos a la condición de receptores impasibles.


Hoy sabemos... y no podemos quedarnos quietos, alucinados, cómplices. Cuando la conciencia global y el conocimiento nos urgen a no guardar silencio, cuando nos vemos "compelidos al supremo recurso a la rebelión...", según establece el luminoso preámbulo de la Declaración Universal, tenemos que expresarnos. Y ahora, con la moderna tecnología de la comunicación, no podemos seguir como testigos anonadados, atemorizados, distraídos por la omnímoda influencia recreativa y tergiversadora del poder mediático.


La participación de la gente tendrá lugar en el ciberespacio. Millones y millones de personas expondrán sus puntos de vista. Es decir, serán ciudadanos de las nuevas democracias en las que el poder emanará realmente del pueblo, como proclama el artículo 21/3 de la Declaración Universal.


Mejor prevenir que remediar. Estén atentos los poderes actuales, tan atareados en los temas de siempre, intentando convencer a los de siempre que ya no valen las fórmulas de siempre, que los caminos del mañana empezarán a ser trazados por muchedumbres en el ciberespacio. Sí, el gran cambio se avecina. El tiempo del silencio ciudadano ha concluido. Empieza la hora de la gente. De la nueva democracia a escala global y planetaria.

5 comentarios

jrmsegunda dijo...

El cambio parece que siempre ha existido, en este momento continua hacia mejor (espero) de lo que éramos. Seguimos adelante, animándonos unos a otros.

25 de marzo de 2010, 14:24

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo" (Albert Einstein).
Usted es un fiel reflejo de esta forma de entender la realidad, y de leer las oportunidades que nos brinda en el camino.

Aprovecho la ocasión (con el permiso y la oportunidad del tema) para animar a todos sus lectores a que se unan al Grupo en favor de la Paz como sentimiento Patrimonio de la Humanidad, que estamos lanzando en Facebook estos días. Pequeños pasos llevan a grandes metas.
Un abrazo muy fuerte,

http://www.facebook.com/pages/PAZ-PEACE-he-ping-slm-mir-santi-slwm-AMANI/108250719194451?created#!/pages/PAZ-PEACE-he-ping-slm-mir-santi-slwm-AMANI/108250719194451?v=info

25 de marzo de 2010, 16:14

Bueno, yo soy bastante escéptico con respecto al poder de internet como medio de comunicación política.
Es cierto que la caida del periodismo tradicional está potenciando blogs de información/análisis. Frente a una columna del viejo periodista, anclado muchas veces en los compromisos empresariales de su periódico, hoy gusta más la entrada en un blog del profesor de economía o de ciencia política capaz de aplicar sus conocimientos al análisis de la realidad.

Sin embargo somos pocos, muy pocos, quienes nos acercamos a internet en busca de análisis y de información no contaminada. La inmensa mayoría de gente que quiere "participar" en internet lo hace comentando las noticias. Y al alcance de todos está el ver que esos comentarios casi siempre son para soltar sapos y culebras contra alguien y no para reforzar la crítica constructiva.

Por no hablar, claro, de que si queremos una sociedad global participante, se habría de contar con la cantidad de no occidentales para quienes el uso de las nuevas tecnologías está absolutamente fuera de su alcance económico y social.

Aún así, aquí seguimos. Celebrando iniciativas como las de su blog y buscando multitud de respuestas para otras tantas preguntas.

Un saludo.

25 de marzo de 2010, 17:24

Totalmente de acuerdo con la participación ciudadana como nuevo modelo a seguir, sin embargo estoy de acuerdo con "el situacionista", con el problema de la información contaminada y manipulada.
Un saludo,

28 de marzo de 2010, 21:35

Estoy totalmente de acuerdo con usted, Sr. Mayor Zaragoza. Sin embargo, los países actuales parece que pretender recorrer un camino distinto: el de controlar internet. Fíjese en la censura China, la pretensión de implementar ACTA por parte de EEUU, o la Disposición Final Primera de la LES de España, sin ir más lejos. Estaría muy bien si más personas como usted, en una posición privilegiada, abogaran más a menudo por la libertad en internet e hicieran saber a los dirigentes mundiales que el camino está justo en lo que dice en su artículo.

29 de marzo de 2010, 10:24