Pueblo saharaui: ayudarle de verdad

jueves, 18 de noviembre de 2010

Desde hace 35 años el problema del antiguo protectorado español sigue pendiente de solución. El pueblo, como todos los pueblos, sufre las consecuencias de la carencia de un Sistema Internacional dotado de la autoridad necesaria para resolver rápida y eficazmente cuestiones de esta naturaleza.

Lo cierto es que las Naciones Unidas, sobre todo desde el término de la “Guerra Fría” y el principio de la “globalización”, han sido progresivamente marginadas por las grandes potencias, que las han sustituido por grupos integrados por los países más ricos de la Tierra (G-6, G-7, G-8... G-20). Como era de esperar, la gobernación plutocrática a escala mundial ha sido un fracaso enorme tanto desde el punto de vista económico y medioambiental como político y ético.

Se han invadido países sin el acuerdo del Consejo de Seguridad (Kosovo, Irak...) y se ha impedido el normal funcionamiento de la “casa de todos los pueblos”, cuyas Resoluciones han sido reiteradamente ignoradas. Lo mismo ha sucedido con las Sentencias de la Corte Internacional de Justicia.

Israel, arropado indefectiblemente por Norteamérica, ha conseguido hacer vanos todos los intentos de solución de su sexagenario conflicto con Palestina, dificultando con todo tipo de maquinaciones el establecimiento del Estado palestino.

Al igual que Israel en Cisjordania Marruecos ha construido un largo muro en el Sáhara. Y ha impedido a continuación que se alcancen los acuerdos necesarios... que, hay que insistir en ello, únicamente el arbitraje de las Naciones Unidas podría llevar a buen puerto, porque conocen la realidad (mucho más compleja de lo que parece y se empeñan en mostrarnos, con ambiciones geo-estratégicas de países colindantes...) y pueden interpretar correctamente las lógicas aspiraciones del pueblo saharaui sin caer en fórmulas que no beneficiarían en realidad a quienes deben ser los auténticos y únicos beneficiarios de las mismas.

Sólo unas Naciones Unidas dotadas de los recursos de personal, técnicos y financieros precisos tendría la autoridad jurídica y moral para actuar en favor de los pueblos más agraviados. Sólo a estas instancias superiores y plurales corresponde decidir sobre la autonomía, autogobierno, referendum... con la celeridad y rapidez que es necesaria y apremiante.

España, después de la “Marcha Verde” y el contexto en que finalizó el Protectorado, debe fomentar el fortalecimiento del multilateralismo al tiempo que condena enérgicamente el uso de la violencia –el mismo día en que se reunían en Nueva York representantes del Gobierno de Marruecos y del Frente Polosario- así como la prohibición a los medios de comunicación para describir fidedignamente lo que sucedía.

Es lógico y plausible que los ciudadanos españoles muestren su amistad con los saharauis para que, por fin, se resuelva su largo litigio y puedan vivir con dignidad y paz, deslindando, en toda la medida de lo posible, las distintas facetas de una cuestión con múltiples dimensiones. Lo que es ilógico es que los pescadores de aguas revueltas aparezcan entre la muchedumbre cuando nunca hicieron nada para acortar distancias y favorecer procesos, siendo además firmes partidarios en España de un sistema centralista, de un nacionalismo españolista en lugar de federal.

Reaccionemos todos ayudando de verdad al pueblo saharaui a alcanzar justicia, rehuyendo presiones que podrían ensombrecer su futuro en lugar de esclarecerlo. Y, además de gritar en su favor, actuar generosamente y exigir a los gobiernos que promuevan, de forma inmediata y en primer lugar para estos casos que llevan tantos años esperando una solución justa, la adecuada actuación de las Naciones Unidas y de la Corte Internacional de Justicia.

Los “globalizadores” ya han demostrado su completa incapacidad. Ahora debemos pasar del G-20 al G-196!

5 comentarios

jrmsegunda dijo...

Casi siempre aprendo cosas leyéndole.
Empezando por el final, "G-196 imagino que se refiere a los 196 pasises o gobiernos del planeta con reconocimiento internacional, pais arriba país abajo. Totalmente de acuerdo.

En cuanto al comentario: Lo que es ilógico es que los pescadores de aguas revueltas aparezcan entre la muchedumbre cuando nunca hicieron nada para acortar distancias y favorecer procesos, siendo además firmes partidarios en España de un sistema centralista, de un nacionalismo españolista en lugar de federal., lo primero que se me ocurrio según lo leía es que "estaba tirando a dar" "tira con honda".
Las palabras como ya sabemos tienen fuerza, también pueden interpretarse de forma violenta o representar agresión, por lo que la PAZ se frustra. Aunque creo que es más fácil esquivar una palabra que una pedrada.

Saludos D. Federico.

18 de noviembre de 2010, 16:02
Blogspot Baraka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor. 19 de noviembre de 2010, 21:06
Abdeslam baraka dijo...

Derecho de réplica a Federico Mayor Zaragoza

http://abdeslambaraka.blogspot.com/2010/11/derecho-de-replica-federico-mayor.html

19 de noviembre de 2010, 21:09

Yo en los derechos de los "pueblos" creo poco, porque es extremadamente complicado definir a los pueblos.

Más modestamente, prefiero hablar de los derechos de los individuos. Y en este caso hay pruebas abundantes de que el gobierno de Marruecos está violando los derechos de muchos saharauis, como los está violando de muchos marroquíes.

La llamada democracia marroquí es extremadamente imperfecta, por decirlo con palabras suaves.

Por lo cual, no veo el conflicto entre pueblos, ni entre estados o proyectos de estados. Veo el conflicto de un poder esencialmente absoluto contra sus ciudadanos. Los hombres y mujeres marroquíes son también víctimas, no los olvidemos.

Cordialmente,

21 de noviembre de 2010, 2:11
ALERCE dijo...

Don Federico me hubiera gustado su Opinion sobre, segun mi parecer la reiteracion de los gobiernos españoles de hacer lo mismo en distintos momentos históricos, a saber con nosotros los cubanos que nos entregaron a un potencia anglosajona extraña a nuestra cultura hispánica -cuando ya teníamos identidad- en el siglo antespasado y lo volvieron ha hacer en el siglo pasado con los saharahuies, es tonto aportar una solucion a un problema que tuvimos - no nosotros,tuvieron los gobernantes españoles de turno- la oportunidad de no crear.
Gracias por su interesante labor militante de evolucionista pacifico que pone en muy alto nuestra cultura hispanica

6 de mayo de 2011, 11:26