Objeción de conciencia

martes, 15 de octubre de 2013

Insisto en que hay cuestiones de las que depende el futuro de toda persona y comunidad –la educación, la justicia, la sanidad, la ciencia- cuya legislación, pautas y normas no deben imponerse al conjunto de la sociedad aprovechando mayorías parlamentarias absolutas. La palabra “absoluta” es incompatible con la palabra “democracia”. Puede ser legal pero es manifiestamente antidemocrático, especialmente cuando, como sucede en la actualidad en España, se basa en porcentajes electorales pretéritos. 

Cuando se pretende una formación que se articule con el modelo económico que sustituyó los valores éticos por las leyes mercantiles; cuando el horizonte es la adaptación a modelos propios de una ideología y no fortalecer la capacidad creadora distintiva de cada ser humano y su capacidad de razonar y anticiparse; cuando, como establecen la Constitución de la UNESCO y el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, no se favorece la igual dignidad, la libertad y el sentido de responsabilidad… entonces, “Nosotros, los pueblos…” -como reza el inicio de la Carta de las Naciones Unidas- declaramos que no pondremos en práctica esta Ley y estas directrices. Si para el Presidente del Gobierno D. Mariano Rajoy la objeción de conciencia era justa y razonable –ver sus declaraciones del 2 de septiembre de 2008- en el caso singular de la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, deberá ahora comprender la objeción de conciencia que suscita el caso plural de toda una Ley de Educación. 

Por cierto, la Conferencia Episcopal se adhirió entonces de inmediato a la objeción de conciencia que preconizaba el líder de la oposición en aquel momento. ¿Es de esperar que ahora procedan de igual modo?

4 comentarios

Juliana Luisa dijo...

Estoy de acuerdo con la objeción de conciencia. No se pretende formar persona integras, sino máquinas que no piensen.
En cuanto a la Conferencia Episcopal, espero que el Papa francisco les "pare los pies"y les enseñe cual es su misión.
Un saludo

15 de octubre de 2013, 19:02
Anónimo dijo...

Yo me declararé objetor de conciencia a la LOMCE al día siguiente de su publicación en el BOE. Ya tengo preparado un borrador de "carta a Wert" con ese propósito. ¿Quién más se anima?

16 de octubre de 2013, 0:19
cosmo dijo...

Es una pena. La mayoría absoluta no debería permitirse en democracia y menos en una que permita que el gobierno incumpla sistemáticamente su programa sin consecuencias. Los votantes del PP frustrados con la situación establecida por el gobierno, ¿que margen de acción tienen durante estos 4 años? ¿Y que hay de todos los demás, los que votaron otras opciones y, sencillamente, no sirvió de nada? ¿No han de ser representados también?

No puede haber gobierno tan autocomplaciente ni sociedad tan resignada por que ¿hacia dónde nos conducen estas actitudes?

16 de octubre de 2013, 21:52
MAR CONFUSA dijo...

Federico, cómo puedo entrar en contacto contigo. Quisiera conocerte en persona.

saludos
carlos magaña

17 de octubre de 2013, 8:17