Pánico al futuro

lunes, 28 de febrero de 2011


¡Qué maravilla, una vez más, la viñeta de "El Roto" en El País del 25 de enero!.

La confusión, las brumas en tantas dimensiones, la distracción que conduce a pasividad e indiferencia, la sustitución de los principios democráticos por los mercados,... resultan en aislamiento, en insolidaridad, en miedo. Y lo que es peor: en desconfianza en la capacidad humana para hacer frente a los retos.

Los seres humanos se caracterizan por su inverosímil facultad creadora, por poder anticiparse y prevenir, por diseñar deliberadamente su futuro. Si somos conscientes de la desmesura que estas características distintivas nos confieren, lograremos que anide en nuestras mentes la esperanza y no el pánico.

Vigías del mañana, confiados en la inmensurable fuerza del espíritu.

3 comentarios

Muy de acuerdo. Más preocupante todavía, la distribución de ese pánico. Muchos gente joven lo está sintiendo, lo cual es un contrasentido atroz.

En el 1989 cayó simplemente un muro. Ahora hace falta que caiga algo mucho más grande.

Cordiales saludos,

1 de marzo de 2011, 10:05
Ramon.M.S. dijo...

Zygmunt Bauman nos indica que la vulnerabilidad y la incertidumbre humanas constituyen el fundamento de todo poder político. Los poderes, dice, reivindican autoridad y reclaman obediencia, a cambio de lo cual prometen a sus súbditos protección efectiva de sus miedos.
http://www.foixblog.com/2011/03/17/atrapados-por-el-miedo/
Somos vulnerables y vivimos en la incertidumbre. El gobernante de todos los tiempos ha puesto más énfasis en administrar nuestros miedos que en gestionar nuestras necesidades. Siempre que el miedo señorea en los pueblos es la libertad la que se resiente.

18 de marzo de 2011, 11:44
Ramon.M.S. dijo...

La ignorancia alimenta el miedo….deberian repasar la historia y ver como han ido superando el miedo los humanos.

No hay que jugar con el miedo, las cosas de palacio se deben de arreglar dentro del palacio, ellos deben ser responsables de sus errores, y hacer las medidas adeudadas para asumir responsabilidades, regenerar y poner las bases para que no vuelva a ocurrir. De lo contrario solo generan miedo, miedo que se multiplica exponencialmente y paraliza a la sociedad. Si asumimos que estos asuntos turbios no podemos solucionarlos desde abajo sin traumas o frentimos, mejor que los solucionen los responsables desde arriba, es su responsabilidad, y si no se atreven que dejen a otros mas valientes y eficaces.

Esther R indica “La confianza entre las personas, independientemente de su nivel de ignorancia, es el mejor antídoto frente a los miedos impuestos” . Si se pierde la confianza en quienes nos gobierna, en las instituciones, en su capacidad de adaptación y regeneración….el asunto se complica

18 de marzo de 2011, 11:46