O cambian o les cambiaremos

miércoles, 9 de marzo de 2011

¿Qué autoridad moral tienen ahora para acusar a Gadafi y a los otros "dictadores" quienes hasta hace cuatro días les ofrecían solícitos el cobijo de sus paraísos fiscales, les vendían armas a manta, les aceptaban prebendas y hasta les daban a sus hijos, con facilidades explícitas, doctorados y otras distinciones académicas?

Tomemos nota, avergonzados, y advirtámosles que deben aprender las lecciones sin demora, actuando rápida y públicamente con medidas concretas, o recibirán muy pronto el rechazo de los ciudadanos. Del mismo modo que se han desencadenado las rebeliones que ahora destapan tantos disparates y contradicciones, provocaremos el cambio de quienes siguen aferrados al mercado, al único valor del dinero, a los vaivenes del "gran dominio" financiero, militar, energético y mediático, a las grandes corporaciones que anuncian beneficios de 32.000 millones de dólares en 2010 -como Exxon Mobil- al tiempo que suben el precio del barril para asfixiar a los consumidores, con "efectos colaterales" tan graves como el alza de los precios de los alimentos.

Exijamos de inmediato el reforzamiento de las Naciones Unidas, una economía basada en el desarrollo global sostenible, la relocalización productiva... el buen sentido, en suma.

El cambio es apremiante. Y este cambio no se hará, desde luego, por quienes confían en la inadvertencia o insolvencia ciudadanas sin aportar solución alguna.

Dejemos de entretenernos con fechas electorales inexorables, acompañadas de maniobras, promesas y ocultaciones intolerables, y proclamemos claramente que si no hay transparencia y cambios reales nos movilizaremos como en Túnez, Egipto... porque nos llena de indignación que sólo se embarguen los bienes "de los derrocados"... al tiempo que todo sigue igual: el acoso de los mercados (¿y los planes de acción social?), el precio del petróleo al alza (¿y el cambio climático?), la economía sumergida, la evasión de responsabilidades civiles (¿cuántos españoles tienen, como los "tiranos", depósitos en los paraísos fiscales?)

Lo dicho: o cambian o les cambiaremos.

7 comentarios

Camino a Gaia dijo...

Hemos llegado al punto en que la sensatez se ha convertido en una palabra revolucionaria.
Las mentes mas preclaras observan atónitas cómo la estupidez colectiva nos lleva al desastre.

9 de marzo de 2011, 12:30

No es casualidad que naveguemos en la misma dirección.
Escribí acerca de este tema en mi blog,solo que yo me radicalizo cada vez más.
Tienes toda la razón.

9 de marzo de 2011, 13:28

Magnífico artículo, como todos los suyos, lo he compartido en twitter y facebook, merece la pena difundirlo lo máximo posible,

felicidades por su magnífico blog,

saludos cordiales

9 de marzo de 2011, 20:24

Querido Federico,
No pretenden tener autoridad moral. Los que somos honrados y trabajadores como hormigas de la colmena, sí la tenemos, ellos mismos se encargaron de que nos la colocaran a fuego en nuestras conciencias...
La conciencia a los que somos hormigas trabajadoras nos nace en tierna infancia y nos va creciendo día a día con el sudor, con el deber... pero si no tienes una vida de hormiga trabajadora entonces, el roce te encalla impidiendo que aflore la conciencia...
Una persona sola no puede hacer daño a la humanidad el problema es que es reforzada por las hormigas trabajadoras acatando el sometimiento establecido... y sin pedir explicaciones.
Saludos,

11 de marzo de 2011, 13:08

Acabo de leer tu comentario sobre la movilización colectiva.
Muy bien,eso es lo que queremos.
Tenemos que unirnos,diseñar estrategias colectivas,y como dicen en el Sur,armar mucha bulla,pero con cabeza e imaginación.

16 de marzo de 2011, 16:54
cesar dijo...

hola si me lees,si esto que pasa es como cuando la madre es la ultima en enterarse que su hija se ha quedado enbarazada
asi nuestros politicos .bien es sabido que no hay democracia ,solo bicracia esta son los 2 grandes partidos que se ban turnando ,por desgaste.etc
cesarosho@yahoo.es

18 de marzo de 2011, 15:22

Un gran artículo, sobre todo por la claridad de lo que estamos viendo, y cómo parece que tenemos que "revisar" nuestros pensamientos con el uso de lenguajes como "dictador" o "gadafistas".
Si no le importa pondré un enlace a su artículo en nuestra web.

10 de abril de 2011, 20:59