Solo unas Naciones Unidas fuertes... y unidas!, podrían...

jueves, 17 de marzo de 2011

  • Ser un interlocutor válido y eficiente, representando a todos los países y no a unos cuantos (Unión Europea, OECD, Liga Árabe... cada uno, además, con antecedentes “poco ejemplares”) para intervenir –y prevenir- en casos como el que la Libia de Gadafi representa hoy dramáticamente...

Se está llegando, como era previsible, a una situación límite y se perderá, con muchas víctimas y sufrimiento, una ocasión histórica.

El G-8 y el G-20 siguen agonizando y las Naciones Unidas no reciben –ahora es el momento- el apoyo necesario para jugar el papel que sólo ellas podrían desempeñar.

  • Como única institución capaz -si cuenta con la colaboración de todos los “globalizadores” que han pretendido un poder hegemónico- de alcanzar rápidamente, siendo depositaria del compromiso universal con las generaciones venideras que no puede aplazarse ni un momento, un gran pacto mundial energético, respetuoso con el medio ambiente, para regular en adelante el consumo, uso y características de las distintas fuentes (incluyendo, en primer lugar, el petróleo y las nucleares).
  • Sólo el Sistema de las Naciones Unidas tiene la capacidad de coordinar y poner en práctica las pautas de acción apropiadas frente a las catástrofes naturales o provocadas, para la reducción de su impacto, con la tecnología y el personal capacitado para ello...
  • Sólo unas Naciones Unidas fuertes... y unidas podrían constituir referencia y arbitraje universalmente reconocido en cuestiones tan “nuevas” y apremiantes a escala planetaria como la gestión de Internet...
  • El tiempo de la globalización neoliberal, de los grupos G y del poder hegemónico ha concluido. “Los pueblos” como establece la Carta de las Naciones Unidas, están empezando a elevar su voz.

4 comentarios

No quisiera ser un aguafiestas... pero el problema de las Naciones Unidas (que, concuerdo, serían mucho más eficaces que grupos plutocráticos) es que están compuestas por naciones, precisamente.

Y prácticamente todas las naciones, incluyendo las llamadas democracias (de las otras, mejor ni hablar), han dado la espalda a sus ciudadanos, especialmente a los más desfavorecidos.

Creo que la única solución puede venir de las mujeres y hombres sencillos, que se alcen, piensen con su propia cabeza, hablen con sus propias palabras y tomen el destino en sus propias manos. No de "líderes" ni de "expertos", que como dice magistralmente El Roto esta mañana, son precisamente quienes nos trajeron a la innoble situación presente.

Cordialmente,

17 de marzo de 2011, 13:04
LUNA dijo...

Otro gran problema es la gran desproporción entre las economías de esas naciones...
Pero lo que más rabia me dá es que cuando alguien decide mover ficha...enseguida le lllaman intervencionista... En que quedamos...Unidas en lo que me conviene??? Pero...sin mojame el culo...

Ahora mismo, lo que estápasando en Libia es vergonzoso para el resto del mundo...pero quién le pone el cascabel al gato y luego que no le metan el dedo en el ojo.
Mientras...miles de muertos, desolación y miedo...mucho miedo. Vergonzoso....

18 de marzo de 2011, 14:43
LUNA dijo...

Bueno, rectifico, acabo de oír que por fin las Naciones Unidas (eso si, sin Alemania....) van a intervenir en este despropósito que está ocurriendo en Libia...

Esperemos que sin mas costes de vida...

18 de marzo de 2011, 15:45
Anónimo dijo...

y Naciones Unidas (que son los buenos), cuando han comprendido cual es el bando que les conviene, al fin han decidido ir a defender al pueblo que pagó las armas que ellos (Naciones Unidas) les exportaban.

19 de marzo de 2011, 21:58