Justicia a 2 velocidades

jueves, 17 de noviembre de 2011

He constatado que en varios temas de interés para la oposición o promovidos por ella, los jueces actúan con gran rapidez (los ERE de Sevilla; el caso “Faisán”; el caso “Campeón”; …; el de juzgar al Juez Garzón (¡!)…) frente a la lentitud, aplazamientos, medidas de toda índole –cuando los inculpados son aforados…- para retrasar meses, años, hasta el punto de prescribir, la actuación judicial cuando son ellos los acusados.

Hay que acabar de una vez con esta justicia que, junto a una mayoría de magistrados respetables, tiene otros en los que la pertenencia política prima sobre la norma jurídica, de tal modo que los ciudadanos ven con sorpresa –y con sonrojo en muchos casos- que todos los “conservadores” actúan de una manera y los “progresistas” de otra!

Una de las recomendaciones del 15-M que debe seguirse: los procedimientos de nombramiento de los jueces deberían modificarse rápidamente, de tal forma que, tras audiencia y aprobación en el Parlamento, no se presente de nuevo la servidumbre de la ley ante las ideologías.

La independencia de la justicia es pilar esencial de la democracia genuina.

2 comentarios

Nacho Frades dijo...

Lo de los jueces politizados es de traca... es como si se permitiera juzgar a un amiguete...

Un Juez es como un Militar, no tiene ideología.

17 de noviembre de 2011, 21:13
Mar Nofler dijo...

las razones del 15m son muy sensatas, la justicia actual no existe, puede dar la casualidad de encontrar un juez justo, pero es difícil, pero pasa con todo, ya que hemos perdido los valores más importantes del ser humano, el respeto a los demás y el amor.

18 de noviembre de 2011, 8:54