Maestros, sacerdotes… Se trata de separar la cizaña, no de tirar el trigo

jueves, 20 de mayo de 2010

A vuela pluma

III

Algún profesor que no actuó bien… y se critica inmerecidamente a todos los docentes! (más de 800.000 en España)

Sacerdotes que han delinquido… y ya ponemos a todos los sacerdotes de vuelta y media, olvidando –con independencia de nuestras creencias- a la inmensa mayoría que se entrega cada día, con un desprendimiento total al servicio de los demás.

No se merecen esta condena generalizada los religiosos que cumplen con vocación ejemplar su misión.

Es la jerarquía la que ha silenciado lo que no debería. La que no ha reaccionado buscando soluciones “humanas” a problemas seculares como el celibato obligatorio. Es la Iglesia del rito solemne, de las tiaras orladas de piedras preciosas al tiempo que habla de la erradicación de la pobreza… Es la jerarquía empeñada en invadir tantos campos del conocimiento científico en lugar de dedicarse al espíritu (que es lo suyo y falta nos hace).

Escribo esto en favor de los docentes que no merecen que una noticia –que siempre describe lo atípico, lo insólito- les oscurezca a todos.

Y por los creyentes de cualquier religión que no merecen que sus ministros sean todos juzgados por unas cuestiones que afectan sólo a unos cuantos, que deben ser tratados como delincuentes.

Se trata de separar la cizaña, pero de atender con gran cuidado el trigo.

3 comentarios

jrmsegunda dijo...

Me parece un acto de sensatez el que muestra en su escrito, separando la cizaña del trigo. De forma parecida podríamos hablar de cualquier otro colectivo o grupo social. Las generalizaciones, en algunos casos, nos alejan de la realidad y, de lo que se trata es de conocer esta aproximándonos a ella de forma minuciosa.

Mientras usted escriba yo seguiré leyéndole. Sigo compartiendo la mayor parte de lo que dice.

Saludos

20 de mayo de 2010, 19:55

Muy de acuerdo con su comentario.

Además, no olvidemos aquello de "condena al delito, pero no al delincuente". Somos Uno, así que si señalamos, nos señalamos.

Un saludo

21 de mayo de 2010, 7:02
Tino dijo...

Esterotipar la realidad nunca ha conducido a nada... Sus sabias y ponderadas reflexiones, llenas de autoridad moral, son como un soplo de aire fresco que ventila y refresca el pesado aire de la interesada memez de muchos "entendidos"...

25 de mayo de 2010, 18:28